16 de diciembre de 2019
  • Domingo, 15 de Diciembre
  • Sábado, 14 de Diciembre
  • 25 de mayo de 2010

    Morera dice que el SIP de CAM supone "la pérdida de la dirección estratégica" de la caja alicantina e insta a evitarla

    VALENCIA, 25 May. (EUROPA PRESS) -

    El portavoz de Compromís en las Corts Valencianes, Enric Morera, manifestó hoy que la constitución de un Sistema Institucional de Protección (SIP) de Caja Mediterráneo (CAM) con Caja Cantabria, Cajastur y Caja Extremadura supone la "pérdida de la dirección estratégica" de la caja alicantina y advirtió de que su grupo va a trabajar para "evitar esta barbaridad", que, además, dijo, supone un "gol a la autonomía valenciana". Insistió en que la opción "más inteligente" es la fusión con Bancaja.

    Morera señaló, en la rueda de prensa posterior a la reunión de la Junta de Síndics, que aún "estamos a tiempo de evitar esta barbaridad", ya que indicó que se trata de una decisión "muy directa" tomada por el presidente de la caja alicantina, Modesto Crespo, "pero debe ser ratificada por los órganos de gobierno" de la CAM, donde los ciudadanos alicantinos y en general del conjunto de la Comunitat deben pronunciarse sobre "si quieren que la CAM sea controlada por un banco de Madrid".

    Así, indicó que Compromís va a trabajar para que dentro del Consejo de Administración "se eleven voces que rechacen" esta fusión, que supone, denunció, "un gol a la autonomía valenciana por el centralismo" debido a la "incapacidad del presidente de la Generalitat para liderar un proceso como se ha hecho en Galicia, Cataluña y País Vasco".

    Indicó que la opción "más inteligente" para evitar perder la dirección estratégica de la CAM y la intervención del Banco de España es la fusión entre CAM y Bancaja, ya que con la actual propuesta el 60 por ciento del órgano de gobierno estará "en manos de cajas de ahorro controladas por socialistas y el director general será el de Cajastur".

    De esta manera, lamentó, "los empresarios y quienes demanden una ayuda social tendrán que ir a Madrid", lo que, insistió, supone una "gran victoria del centralismo en nuestra tierra" y ha dejado "muy perplejos a los sectores productivos valencianos".

    Asimismo, señaló que ni el jefe del Consell, Francisco Camps, ni el secretario general del PSPV, Jorge Alarte, "se han enterado de lo que ha pasado aquí" y añadió que no están "en la defensa de los intereses de los valencianos".

    Destacó la "gravedad" de la situación "porque estamos asistiendo a la pérdida de un instrumento importantísimo para nuestra economía ante la parálisis del Gobierno valenciano, que no ha dicho nada y se ha enterado por los medios de comunicación de una posible fusión en frío por la que la CAM pasará a estar radicada en un banco en Madrid del que tendrá el 40 por ciento".

    Así, insistió en que los empresarios "tendrán que ir a Madrid a reclamar los préstamos" y lamentó que los valencianos "vamos a perder la dirección estratégica de la CAM por la incapacidad de un gobierno".

    Remarcó que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, "es el que ha ganado la partida", ya que las otras cajas, "controladas por el PSOE", tienen "la mayoría para dirigir sobre una caja de ahorros valenciana" y aseveró que en la Comunitat "hemos perdido una oportunidad de oro para hacer lo que están haciendo las comunidades autónomas que sí que quieren tener instrumentos financieros al servicio de su economía productiva y su bienestar" como son Galicia, País Vasco o Cataluña.

    "Otra vez hemos perdido el tren como lo hicimos con el Estatuto" con una decisión "gravísima" que tendrá unas consecuencias "muy duras para la economía valenciana" y que atribuyó a la "debilidad de un presidente que está en sus líos y sus conflictos".

    Aseguró que ha hablado con muchos empresarios "que no se explican lo que ha pasado". Anunció que su grupo registró hoy en la Cámara una petición para que comparezcan en las Corts el conseller de Economía, Gerardo Camps, y el presidente de la CAM.

    Acusó a los responsables de la entidad financiera de "arrodillarse" y "venderse por un plato de lentejas" para "salvar un órgano de ficción que ya no tendrá nada que ver" y "mantener sus prebendas".