28 de noviembre de 2020
20 de junio de 2018

Puig pide a Fomento un "plan de choque" por las obras del tercer hilo con indemnizaciones por retrasos en cercanías

Puig pide a Fomento un "plan de choque" por las obras del tercer hilo con indemnizaciones por retrasos en cercanías
ARCHIVO

VALÈNCIA, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha remitido una carta al ministro de Fomento, el también socialista José Luis Ábalos, para pedirle que ponga en marcha un "plan de choque" que incluya "medidas precisas para reducir al mínimo las molestias que puedan ocasionar a los viajeros y usuarios de cercanías las obras de implantación del tercer hilo en la segunda vía entre València y Castellón". Entre ellas, figuran indemnizaciones a viajeros que sufran "retrasos importantes" en cercanías.

El secretario autonómico de Vivienda, Josep Vicent Boira, y el jefe de gabinete de la conselleria de Vivienda, Ernest Blanc, se han reunido este miércoles con representantes de Adif y Renfe y con el coordinador del Corredor Mediterráneo, Juan Barios, para valorar las posibles afecciones que las obras tendrán sobre la línea de cercanías València-Castellón, según ha informado la Generalitat en un comunicado.

Durante el encuentro, Boira ha insistido en la necesidad de "evitar que vuelva a producirse la inquietud social y el malestar que generaron en los usuarios las primeras obras". A tal efecto, ha explicado a los responsables de Renfe y Adif las reivindicaciones que Puig ha trasladado ya a Fomento, con un plan que incluye cinco medidas "con las que se ayudaría a paliar en cierta medida las molestias y a garantizar un servicio de cercanías de calidad".

En concreto, la Generalitat ha reclamado al Ministerio que ponga en funcionamiento, con la "mayor brevedad posible", un "amplio plan de comunicación e información sobre las obras, con mayor detalle y explicación de las mismas y de las afecciones generadas a través de redes sociales, web, paneles en estaciones, personal en las estaciones o supervisores en los trenes entre otras medidas".

Además, el Ejecutivo valenciano ha vuelto a solicitar una compensación en el billete a los usuarios por las molestias en los trayectos diarios, así como indemnizaciones "para todos aquellos viajeros que sufran retrasos importantes".

AUTOBUSES LANZADERA

En tercer lugar, tanto el 'president' como la Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio ha reivindicado también la necesidad de facilitar a los usuarios autobuses lanzadera de refuerzo que "suplan las frecuencias anuladas y garantizar así la continuidad de los servicios y de los trayectos".

Durante el encuentro, los representantes autonómicos han recordado que durante las obras de implantación del tercer hilo en la primera vía se generaron "importantes problemas" a los viajeros, "debido a la falta de planificación del anterior Ejecutivo".

Esta situación provocó un "aumento de los tiempos de recorrido del orden de 10-15 minutos en los trayectos, se perdieron en torno a un millón de euros al mes en horas perdidas, se generaron retrasos constantes y se detectó una importante pérdida de viajeros debido a la falta de fiabilidad de los servicios, falta de comunicación y nula comunicación de los trabajos", han indicado desde el Consell.

La Generalitat ha solicitado que se constituya "inmediatamente" una comisión de seguimiento y coordinación de las actuaciones con participación de Adif --que en 2016 no participó--, Renfe y la administración valenciana, y que esta se reúna periódicamente mientras duren las obras.

GRATUIDAD AP-7 POR OBRAS

Al margen de las reivindicaciones en materia ferroviaria, desde la Generalitat se ha solicitado al Ministerio de Fomento una quinta medida: que autorice "de forma excepcional y urgente" las medidas oportunas para que los vehículos pesados se desvíen de forma gratuita por la AP-7 entre Castellón Sur y Oropesa, al menos durante el tiempo que duren las obras que la Generalitat está acometiendo en la CV-10 y en la CV-13.

Ambas vías "presentan una elevada intensidad media diaria de circulación, en gran medida por la prohibición por parte del Estado de que circulasen vehículos pesados por la N-340, que discurre en paralelo a la CV-10, por lo que es ésta la que recoge obligatoriamente dicho tráfico", ha explicado la Generalitat.

Como consecuencia de esta prohibición de circulación de vehículos pesados por la N-340 --de titularidad estatal--, la CV-10 y la CV-13 recogen la "mayor parte" del volumen de tránsito de vechículos en esta zona del Corredor Mediterráneo, "ejerciendo estas carreteras autonómicas de facto como corredores de tráfico de interés general".

Antes de iniciar los trabajos sobre la CV-10 y CV-13, Vivienda se dirigió a la Dirección General de Tráfico (DGT) para que autorizara temporalmente el paso de vehículos pesados por la N-340, aunque la petición fue rechazada.

Para leer más