16 de septiembre de 2019
  • Domingo, 15 de Septiembre
  • 4 de mayo de 2008

    RETRASO JUSTIFICADO

    VALENCIA, 4 May. (EUROPA PRESS) -

    Compromís pel País Valencià señala que la propuesta alternativa es "compatible con la situación actual", si bien reconoce que exige "revisar el diseño de la estación central hasta ahora previsto y, por tanto, necesita tiempo". No obstante, defiende que debido a la "magnitud de las inversiones que es necesario realizar" y a que el proyecto definitivo "condicionará y determinará el futuro de Valencia, está plenamente justificado este retraso" por sus "ventajas contundentes".

    Además, explica que el servicio previsto entre Valencia y Barcelona consiste en unidades similares al actual Euromed, que circularán en ancho UICN entre Valencia y Castellón, después cambiarán a ancho ibérico entre Castellón y Tarragona y volverán a ser de UICN entre Tarragona y Barcelona. "Obviamente, este servicio se corresponde con una alta velocidad muy limitada y no equiparable a los servicios previstos, por ejemplo, en las línesa Madrid-Valladolid, Madrid-Sevilla, Madrid-Valencia y Madrid-Barcelona, entre otros, en las que la velocidad general de proyecto es 300-350 kilómetros por hora".

    Por otro lado, Compromís pel País Valencià especifica que son "muchos los casos de ciudades europeas y españolas con previsiones de estaciones de alta velocidad en los aeropuertos, como Birmingham, Londres-Garwick, Londres-Heatrow, Estocolmo-Arlanda, Amsterdam-Schiphol, Milán-Malpensa, París-Roissy y Frankfurt".

    Según la coalición, los estudios técnicos apuntan que la localización de estaciones intermodales de alta velocidad ferroviaria en los aeropuertos son un elemento potencial esencial para la integración de ciudades medianas como Valencia en la red europea de ciudades, al combinar los viajes aéreos y ferroviarios. Estas estaciones se convierten en un "importante nudo de transporte, un centro de atracción de actividades logísticas y un nudo de comunicación internacional con un 'hinterland' o área de influencia definida por los servicios ferroviarios de alta velocidad que actúa en red con las ciudades conectadas de mayor jerarquía como Madrid y Barcelona".

    Compromís considera que, en el caso de Valencia, "renunciar a esta oportunidad es renunciar a una de las principales ventajas que aporta la alta velocidad ferroviaria y es renunciar, por tanto, a uno de los principales proyectos de futuro posibles de la economía valenciana que existen en la actualidad".

    La coalición afirma que dado que los trabajos de la alta velocidad entre Valencia y Castellón "sólo han pasado de estudios iniciales" y queda pendiente la resolución del recurso contencioso administrativo presentado por el Bloc ante la Audiencia Nacional para que se contemple la alternativa propuesta, "entendemos que estamos a tiempo de evitar un grave atentado ecológico sobre l'Horta de Valencia y conseguir una alta velocidad más rápida y competitiva que nos sitúe en el modelo de las ciudades más avanzadas".