2 de diciembre de 2020
24 de agosto de 2006

Sanidad afirma que garantizará los derechos de los no fumadores en colaboración con los hosteleros

VALENCIA, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

La conselleria de Sanitat, según su titular Rafael Blasco "defenderá en todo momento los derechos de la población no fumadora, ya que desde el 1 de septiembre vigilará que todos los establecimientos con una superficie de más de cien metros cuadrados garanticen la correcta separación entre clientes no fumadores y fumadores", informaron hoy fuentes de la Generalitat.

El sector hostelero, no obstante, explicaron las citadas fuentes, "ha planteado un sistema de corrientes de aire y ventilación que la Conselleria y diversas empresas de ingeniería se encargarán de verificar". Además, un equipo de inspectores de Sanidad "comprobará que los derechos de los no fumadores se cumplen en lo relativo a los diferentes tipos de extractores. A día de hoy no hay una aceptación universal sino que existen diferentes sistemas de distintas características que dichas empresas de ingeniería deberán comprobar".

El 1 de septiembre, recordaron las citadas fuentes, "acaba el plazo previsto por la Ley respecto a la necesaria separación en establecimientos hosteleros de las zonas destinadas a fumadores respecto de las de no fumadores de tal forma que exista una protección efectiva de los no fumadores".

El Decreto Valenciano apunta a que cualquier medio que permitiese esta protección "se consideraría suficiente frente a la tesis o interpretación del Ministerio de que tiene que existir una compartimentación tabicada como única forma de protección". De hecho, recientemente, añadieron las citadas fuentes, "la Confederación de Hostelería ha presentado al Consell estudios e informes de empresas de ingeniería en los que se exponía que determinados mecanismos de ventilación, filtración y dinámica de corrientes hacen posible la protección del no fumador".

Frente a esta situación, la conselleria de Sanitat defiende que la Ley "va a ser de muy difícil aplicación en el conjunto del Estado, ya que la convivencia entre fumadores y no fumadores en un mismo espacio es complicada". La Generalitat, señala, "apostaría por haber restringido el consumo de tabaco en todos los establecimientos públicos como se ha producido en otros países, ya que esta medida habría facilitado la implantación de una medida efectiva de lucha contra el tabaco, protegiendo además a usuarios y trabajadores de locales menores de 100 metros que hayan optado por permitir el consumo de tabaco".

La Comunitat, tras la aprobación de la Ley, "fue la primera autonomía que realizó un desarrollo normativo, aprobado por el Consejo Jurídico Consultivo". Dicho desarrollo "es compatible y coherente con el texto de la Ley, ya que aborda aspectos regulables por las Comunidades Autónomas", explicaron las citadas fuentes.

La posición de la Conselleria es la de "alinearse con la población no fumadora, como primer y único objetivo, pero si existen alternativas tecnológicas que posibiliten esta protección, inicialmente no se deben de descartar". La existencia de estas alternativas "van o pueden permitir realizar una protección del no fumador que de la forma que plantea el Ministerio (tabicación) en muchos locales no va a ser posible (normativa contra incendios, locales antiguos, régimen de alquiler..)".

El Consell, añadieron las citadas fuentes, "atenderá todas las denuncias de acuerdo a los procedimientos sancionadores existentes, además realizará un plan específico de inspección para observar el cumplimiento de la normativa y valorar las incidencias detectadas". Si el sector hostelero "tiene dudas por la situación existente entre las comunidades autónomas que hayan regulado en este sentido y el Ministerio, debe de cumplir en cualquier caso la Ley, aunque esto suponga la prohibición de fumar en el local hasta que se disipen las dudas existentes y tenga garantías de disponer de un procedimiento que proteja a la población no fumadora".

En cualquier caso, "cualquier sistema que se adopte y que requiera una cierta complejidad para su interpretación, se requerirá una certificación por empresas de ingeniería especializadas, acreditando que tanto el mecanismo como su adaptación individualizada a un local son suficientes para la protección del no fumador", concluyeron desde Generalitat.