11 de noviembre de 2019
24 de julio de 2019

La Sociedad Española de Cardiología acredita al Hospital de Sant Joan para formar en electrofisiología cardíaca

La Sociedad Española de Cardiología acredita al Hospital de Sant Joan para formar en electrofisiología cardíaca
Hospital de Sant Joan d'Alacant, de archivo.GVA - ARCHIVO

ALICANTE, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Unidad de Arritmias del Hospital Universitario de Sant Joan d'Alacant acaba de recibir el aval de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) para formar a especialistas en cardiología en la subespecialidad de electrofisiología cardíaca.

La SEC ha acreditado a esta Unidad como "Centro de Formación Específica y Excelencia para la Práctica de Electrofisiología Cardíaca Intervencionista", tras un proceso de auditoría que certifica que reúne los requisitos para la actividad docente en esta materia, ha resaltado la Conselleria de Sanidad.

Para el responsable de la Unidad, Vicente Bertomeu González, "se trata de un reconocimiento a una actividad asistencial y docente que hemos realizado en los últimos diez años".

Para obtener este reconocimiento se requiere una acreditación personal de los profesionales integrantes de la unidad; un número determinado de casos de distinta complejidad; un elevado porcentaje de éxito y bajo de complicaciones, además de la participación en cursos de formación y programas de investigación. Todo ello ha de estar certificado a través de una auditoría realizada por una empresa externa.

La electrofisiología cardíaca estudia los procesos eléctricos que transcurren en el corazón, generalmente relacionados con alteraciones del ritmo cardíaco, como taquicardias (ritmo cardíaco demasiado rápido), bradicardias (más lento de lo normal) o ritmo irregular.

Los estudios de electrofisiología suponen la colocación de catéteres de diagnóstico en el interior del corazón para elaborar un mapa de la actividad eléctrica.

Detectan el tipo y gravedad de las alteraciones, así como la zona donde se producen, con el fin de determinar el tratamiento más adecuado a cada paciente; en ocasiones, este se realiza en el mismo acto, mediante la ablación térmica con calor generado con radiofrecuencia o con frío a través de nitrógeno líquido.

Por su parte, la electrofisiología intervencionista requiere una tecnología altamente especializada. En este sentido, "la Unidad cuenta con un quirófano equipado con la última tecnología, incluyendo los equipos más novedosos para provocación y finalización de las arritmias; un polígrafo para el registro simultáneo de múltiples señales biológicas; sistemas de radiología digital y de navegación electroanatómica para la ubicación de los cables en el interior del corazón y la cartografía de las taquicardias y diversas fuentes de energía para realizar tratamientos", ha apuntado Bertomeu.

Durante el año 2018, la Unidad de Arritmias de Sant Joan llevó a cabo 685 procedimientos, de los cuales 224 fueron estudios electrofisiológicos que finalizaron en ablación. Con respecto al año anterior, se ha experimentado un crecimiento del 14%.

ESTIMULACIÓN CARDÍACA

La electrofisiología y la estimulación cardíacas son las dos áreas en las que se subdivide la Unidad de Arritmias. De este modo, la actual acreditación se suma a los reconocimientos previos con los que ya contaba la Unidad en el área de la estimulación cardíaca.

Precisamente, a principios de año, la Unidad de Arritmias recibió, por parte de la SEC, el sello de calidad SEC-Excelente a nivel nacional en el seguimiento de dispositivos implantables.

"Desde la Unidad realizamos un manejo integral de las necesidades de estimulación cardíaca, desde la indicación y el implante, hasta el seguimiento de por vida de los pacientes portadores de dispositivos", ha subrayado Bertomeu.

La estimulación cardíaca consiste en el implante y seguimiento de dispositivos de estimulación cardíaca (marcapasos, desfibriladores automáticos implantables y dispositivos de resincronizacion cardíaca para el tratamiento de la insuficiencia cardíaca).

MÁS DE 1.000 PACIENTES

La Unidad de Arritmias del Hospital de Sant Joan implantó 233 dispositivos en el año 2018, con un crecimiento respecto al año previo, confirmando la tendencia ascendente observada en la unidad en los últimos diez años.

Más de 1.000 pacientes han sido atendidos en consulta, además de los 400 incluidos en el programa de seguimiento telemático desde el domicilio.

Además, a finales de 2015 se convirtió en uno de los primeros centros de España en lograr la acreditación en Estimulación Cardíaca de la Sociedad Española de Cardiología (SEC).