19 de octubre de 2019
  • Viernes, 18 de Octubre
  • 2 de marzo de 2009

    Un total de 30 familias inmigrantes logran retornar a sus países con trabajos promovidos por su parroquia

    VALENCIA, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

    Un total de 30 familias inmigrantes han logrado retornar a Bolivia y Ecuador con trabajos promovidos en estos países por su parroquia, según informaron hoy en un comunicado fuentes del Arzobispado. La Cáritas parroquial de San Miguel y San Sebastián de Valencia promueve en la actualidad proyectos de desarrollo para que familias de inmigrantes sin recursos que son feligreses de la propia iglesia, y que desean retornar a sus países de origen, puedan conseguir allí empleos que permitan su regreso.

    De esta forma, treinta familias han retornado ya a Bolivia y Ecuador para trabajar en tiendas y granjas puestas en marcha mediante proyectos costeados íntegramente por los feligreses de la parroquia valenciana.

    El último proyecto impulsado por la Cáritas parroquial de San Miguel y San Sebastián es una granja para la cría de pollos que está siendo construida en la actualidad en Cochabamba (Bolivia). En la granja trabajarán las familias de cinco hermanos, dos de ellos feligreses durante años de la iglesia valenciana, que han regresado al país latinoamericano hace unas semanas para preparar la inauguración del centro avícola.

    La granja, que incluye una nave avícola, casa de guarda y tanques de agua, será inaugurada "previsiblemente" el próximo verano en una zona cercana a Cochabamba llamada la Laguna de Angostura, según señaló el vicario de San Miguel y San Sebastián, José Luis March. El proyecto cuenta con un presupuesto de 14.800 euros, que será costeado con donativos de los feligreses de la iglesia valenciana.

    La iniciativa pretende "facilitar a estas personas el derecho a no tener que emigrar obligadas por la necesidad acuciante derivada de la pobreza", señaló March.

    Entre otros proyectos impulsados también por la parroquia de San Miguel y San Sebastián para posibilitar el retorno a sus países a feligreses inmigrantes que no pueden hacerlo por falta de recursos, figuran la puesta en marcha de una granja de cría y engorde de cerdos en Bolivia; así como la creación de un taller de soldadura y de un almacén de grano para la venta al por mayor y la compra de una camioneta frigorífica para transportar pescado en Ecuador.

    La Cáritas de San Miguel y San Sebastián ha atendido en el último año a un total de 3.500 personas sin recursos, el 80 por ciento de ellas inmigrantes, a las que ofrece asesoramiento jurídico y laboral, así como ayuda material. Según el Arzobispado, 500 de los beneficiarios consiguieron, además, un empleo en el sector de la construcción, en empresas agrícolas y en empleo doméstico gracias a la intermediación de la parroquia.

    Asimismo, en la iglesia de San Miguel y San Sebastián, ubicada en la calle Quart, 97, un grupo de fieles iberoamericanos se encarga desde hace años de realizar los cantos, lecturas, moniciones y preces de la misa vespertina del primer domingo de mes.