31 de mayo de 2020
28 de septiembre de 2018

Mark Wahlberg protagoniza Milla 22: "Llevaba mucho tiempo sin interpretar a un tipo malo"

Mark Wahlberg protagoniza Milla 22: "Llevaba mucho tiempo sin interpretar a un tipo malo"
DIAMOND FILMS

LOS ÁNGELES, 28 Sep. (EUROPA PRESS-Raquel Laguna) -

Mark Wahlberg protagoniza Milla 22, un thriller moderno y visceral del cineasta Peter Berg. La película, sobre una unidad secreta de la CIA, llega a los cines de España este viernes 28 de septiembre.

En Milla 22, James Silva (Mark Wahlberg) es un experimentado agente perteneciente a un comando secreto de la CIA, que es enviado a un país sospechoso de realizar actividades nucleares ilegales. Cuando el agente local LI (Iko Uwais) llega a la embajada americana buscando intercambiar información vital a cambio de su traspaso a los EE. UU., James deberá llevarle en una peligrosa y frenética misión, desde el centro de la ciudad hasta una pista de aterrizaje a 22 millas de distancia.

EuropaPress entrevistó a Mark Wahlberg en Los Ángeles. Milla 22 supone la cuarta colaboración entre el actor y Peter Berg, después de trabajar juntos en Día de patriotas, El único superviviente y Marea negra. En esta entrevista, Wahlberg nos habla de su personaje, de lo duro que fue estar lejos de su familia durante el rodaje en Colombia y de su estrecha relación con el director de la cinta.

Esta es su cuarta película bajo las órdenes de Peter Berg. Pero en esta ocasión se trata de una historia ficticia, en lugar de un filme basado en hechos reales. ¿Por qué este salto?

Creo que, después de tres historias reales basadas en tragedias reales, quisimos hacer algo diferente, hacer algo que fuera nuestra versión de pasar un buen rato. Las otras tres películas fueron complicadas de hacer, obviamente, porque estás lidiando con personas que sufrieron pérdidas de verdad. Milla 22 es un filme de acción muy intenso, es una película de personajes. Estos hombres y mujeres existen realmente. No llegamos a saber demasiado sobre ellos, pero nuestra guionista Lea Carpenter tuvo mucho acceso a los sectores de la CIA que supervisan temas de esa naturaleza. Solo queríamos hacer algo divertido y diferente, y esa es nuestra versión de pasarlo bien.

¿Conoció personalmente a algún agente de la CIA?

Me reuní con antiguos miembros de la CIA que eran asesores en la película. No conocí a ningún agente en activo. Incluso cuando fuimos a la embajada de Estados Unidos en Bogotá, podíamos adivinar quiénes eran, aunque no podíamos tener acceso a ellos. Pero Lea tenía conocimiento previo de ese mundo y de las personas que viven y operan en ese mundo, por lo que fue suficiente para que nos sintiéramos seguros.

¿Aprendió algo nuevo que desconociera?

He pasado tiempo con navy seals, marines, agentes del Servicio Secreto, de la CIA, políticos... Pero es algo diferente. Una vez que comienza la operación, no responden a nadie. Nunca he conocido a alguien ni he interactuado con alguien como James Silva, mi personaje, que solo se dedica a su trabajo, no tiene familia ni nada. Pero según me cuentan, definitivamente están ahí afuera.

James Silva también es un personaje muy diferente a los que suele interpretar. ¿Fue eso lo que le atrajo?

Sí, sí. Al principio, cuando Pete me presentó por primera vez la idea, James era una especie de villano secundario. Luego evolucionó y se convirtió en el centro de la historia. Así que me pareció un personaje realmente diferente y emocionante. No había interpretado a un tipo malo en mucho tiempo. Por eso me atrajo.

¿Cómo fue trabajar con Iko Uwais y Ronda Rousey?

Con Ronda esperas que le dé una paliza a todos, pero creo que su actuación dramática es una de las grandes sorpresas de la película. En cuanto a Iko, es un gran desafío hacer una película en otro idioma. He tenido que hablar diferentes idiomas en distintas películas y puede ser un poco descorazonador. Hacer casi toda la película en inglés, aunque no diga mucho, creo que es fantástico.

¿Lo pasó bien durante el rodaje?

Sí, lo pasamos muy bien. Pero fue difícil pasar tanto tiempo lejos de la familia cuando estuvimos rodando en Colombia. Fue lo único malo. Pero Pete y yo nos tenemos el uno al otro, nos adoramos, sacamos lo mejor de nosotros mismos. Realmente entendemos los puntos fuertes y las debilidades de cada uno. Nos encanta trabajar juntos.