24 de octubre de 2020
23 de marzo de 2014

La Academia de TV destaca su "alianza con la comunicación, su capacidad de seducción y su determinante valentía"

MADRID, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Academia de TV ha recordado la figura del expresidente del Gobierno Adolfo Suárez, de quien ha destacado "su alianza con la comunicación, su capacidad de seducción y su valentía", características que "fueron determinantes en la transición a la democracia".

Suárez fue nombrado el 20 de junio de 1997 primer miembro de honor de la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión de España, una decisión que se adoptó por "su especial vinculación a la televisión y su defensa de la libertad".

Suárez recordó entonces, en un acto celebrado en el Hotel Ritz, su labor en Televisión Española como "la etapa más bonita" de su vida y afirmó que en democracia "nadie está en posesión de la verdad", según ha informado la Academia de TV en un comunicado.

Jesús Hermida, fundador y primer presidente de la Academia, ha recordado que Suárez les animó a hacer la "mejor televisión posible para beneficio de la sociedad". Como director de TVE, Hermida ha dicho que lo recuerda "ambicioso por triunfar, resolutivo y dinámico".

"Ya como director general de RTVE tomó iniciativas valientes en la corriente general de su tiempo, pensando siempre en aquello en lo que creía y que se sentía obligado a defender", ha añadido.

El actual presidente de la Academia de Televisión, Manuel Campo Vidal, ha destacado que Suárez ha sido "un personaje excepcional que pilotó la Transición española y que entendió como pocos el poder de la televisión".

Para el académico y periodista Fernando Ónega, que también fue uno de sus colaboradores, Suárez "fue el hombre adecuado para un momento trascendental de España".

"Consiguió lo que quería: sustituir un régimen dictatorial por una democracia. Y lo hizo en un tiempo récord y con salvaguarda de la paz civil, que era su obsesión. Su gran mérito histórico es haber hecho una revolución que terminó, por primera vez en la historia, sin vencedores ni vencidos", ha defendido Ónega.