17 de noviembre de 2019
  • Viernes, 15 de Noviembre
  • 19 de febrero de 2014

    El coleccionista de arte nazi Gurlitt cuestiona la incautación de sus obras

    MADRID, 19 Feb. (Reuters/EP) -

    Un anciano alemán cuya colección de miles de millones de dólares fue confiscada bajo sospecha de que contenía obras saqueadas por los nazis ha presentado una queja formal contra la incautación.

    La demanda de 45 páginas fue presentada ante un tribunal de Augsburgo, en el sur de Alemania, que emitió la orden original de registro del piso de Cornelius Gurlitt. El texto cuestiona la justificación de la fiscalía para incautarse de 1.407 obras de arte del anciano de 81 años bajo sospecha de evasión de impuestos.

    "Gurlitt y su defensa están bien al tanto de las dimensiones morales de este caso", señaló Tido Park, uno de los abogados de Gurlitt, en un comunicado. "Sin embargo, el procedimiento penal no es el lugar adecuado para asuntos de moralidad", añadió.

    Gurlitt, cuyo padre recibió órdenes de Adolf Hitler para comprar y vender el llamado "arte degenerado" para financiar las actividades de los nazis, levantó sospechas en 2010 cuando las autoridades aduaneras alemanas le detuvieron en un tren procedente de Suiza con una gran cantidad de dinero en efectivo.

    Cuando las autoridades entraron en su piso en febrero de 2012 bajo sospecha de evasión de impuestos, encontraron una colección de obras maestras modernistas y renacentistas, valoradas por algunos medios en unos 1.000 millones de euros.

    En su demanda, presentada el 14 de febrero, los abogados de Gurlitt dijeron que la incautación de obras de arte había violado la ley. De las 1.407 obras de arte incautadas, las autoridades aún tienen en su poder 1.280 que se supone fueron robadas o extorsionadas por los nazis.

    "En el contexto del inmenso interés público y los debates políticos, nos preocupa la legalidad de estos procedimientos", dijo Derek Setz, otro abogado de Gurlitt.

    BUEN COMPORTAMIENTO

    El desafío legal coincide con el lanzamiento el lunes de una web desde la que el equipo legal de Gurlitt, que ofrece su versión, recogiendo la historia, contenido y su punto de vista sobre el historial legal de las obras que se confiscaron.

    En una carta colgada en su web, Gurlitt escribió que algunas informaciones que habían aparecido sobre él y su colección no "son verdad o no son totalmente verdad".

    Su web intenta distinguir entre el arte "degenerado", que fue adquirido a museos y por ello considerado propiedad del antiguo Tercer Reich, y el arte "robado", que fue confiscado o vendido a la fuerza por debajo de su valor.

    Seis reclamantes --entre ellos herederos de las familias Rosenberg, Friedmann, Glaser y Littmann-- se han acercado a Gurlitt. Las aproximadamente 40 obras en cuestión incluyen un Matisse, un Liebermann y dos trabajos de Otto Dix.

    El portavoz de Gurlitt, Stephan Holzinger, dijo que el equipo esperaba que sólo algo más del cinco por ciento de las 1.280 obras fueran reclamadas por demandantes que buscar obras robadas o extorsionadas por los nazis.

    Holzinger dijo que la colección restante fue adquirida legalmente o pertenecía a su familia antes de 1933, el año que los nazis llegaron al poder en Alemania.

    Para leer más