29 de febrero de 2020
12 de agosto de 2008

El presidente de México y el ministro de Cultura de España inauguran la muestra 'España: Encrucijada de civilizaciones'

El presidente de México y el ministro de Cultura de España inauguran la muestra 'España: Encrucijada de civilizaciones'
EP

MADRID, 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

El presidente de México, Felipe Calderón, y el ministro de Cultura de España, César Antonio Molina, inauguraron ayer en la capital mexicana la exposición 'España: Encrucijada de civilizaciones' en el Museo Nacional de Antropología.

La muestra se basa en una cuidada selección de piezas pertenecientes al Museo Arqueológico Nacional de Madrid, con el objetivo fundamental de ofrecer una visión universalista de la historia de España, en la que el mestizaje y el cambio cultural se erigen como motores de cambio y de convivencia.

Tras su exhibición en Ciudad de México, hasta el próximo 5 de octubre, viajará al Museo de Antioquia en Medellín, Colombia, donde permanecerá desde el 4 de noviembre hasta el 15 de febrero de 2009.

Durante la presentación de la exposición, Molina resaltó el pasado que une a México y España y que fluye como una "corriente subterránea" y que asoma a borbotones.

En su opinión, la muestra, que ya estuvo en Chile y en Monterrey y después viajará a Colombia, "brinda una ocasión excelente para reflexionar sobre las raíces del universo cultural de la gran comunidad iberoamericana y de este mestizaje al que cada vez más vuelve a tender el conjunto de nuestra civilización".

'España, encrucijada de civilizaciones es el resultado del trabajo conjunto de dos Ministerios del Gobierno de España'. El Ministerio de Cultura y el Ministerio de Asuntos Exteriores, con la contribución de las colecciones del Museo Arqueológico Nacional de Madrid, y la colaboración de la Sociedad Estatal para la Acción Cultural Exterior.

MESTIZAJE CULTURAL

'España, encrucijada de civilizaciones' refleja cómo España es una idea y una realidad resultante de la presencia de muchos pueblos. Un lugar de mestizaje cultural como consecuencia de la presencia de fenicios, de griegos, de romanos, de musulmanes, de judíos y de cristianos. Un cruce de caminos, de pensamientos y de sentimientos reconocible en todos los órdenes de la vida, y también en el arte, hasta convertirnos en un vivero de extraordinario valor cultural.

La exposición está concebida a través de diversos ámbitos que reflejan distintos espacios temporales. Desde los tiempos antes de la historia, los de las culturas prehistóricas, hasta el Humanismo y la Ilustración; pasando por las influencias mediterráneas, los pueblos de Iberia (los íberos, celtas y celtíberos), el legado de Roma _con el regalo de la lengua, la que habría de convertirse con el tiempo en la Romania española de 500 millones de hablantes en todo el mundo_, y el ámbito de la Edad Media, encuentro de la comunidad musulmana, la judía y la cristiana.

Se han subrayado algunos elementos que consideramos claves y que contribuyen a entender la condición de España como país mediterráneo, fundamental en la construcción de la historia de Europa, y desde 1492 un país con una vocación Iberoamericana incuestionable: con una historia familiar común con los países de este lado del mar, y con las vicisitudes propias de todas las familias.