21 de octubre de 2019
  • Domingo, 20 de Octubre
  • Sábado, 19 de Octubre
  • Viernes, 18 de Octubre
  • 20 de septiembre de 2019

    Annie Ernaux, Premio Formentor 2019: "La lucha feminista es continua y las mujeres no deben relajarse"

    Annie Ernaux, Premio Formentor 2019: "La lucha feminista es continua y las mujeres no deben relajarse"
    La escritora Annie Ernaux recibe el Premio Formentor 2019 en Pollença (Mallorca)EUROPA PRESS

    POLLENÇA, 20 Sep. (de la enviada especial de EUROPA PRESS, Ana Costales) -

    La escritora francesa Annie Ernaux, premiada con el Premio Formentor de las Letras 2019, considera que, a pesar de su antigüedad, la lucha feminista "es continua" y se mantiene actualmente, y sostiene que las mujeres deben estar "siempre vigilantes" y "no relajarse" ante determinadas situaciones, como la negación de la existencia de la violencia de género por parte de partidos de ultraderecha.

    En este sentido, Ernaux ha reconocido, en declaraciones a los medios con motivo de su presencia en la isla para recoger el galardón y participar en la XII edición de las Conversaciones Literarias de Formentor, que "aún faltan años" para que estas situaciones "que conllevan cierto tipo de retroceso" cambien.

    "Estar vigilantes y alerta sobre este tema es muy difícil porque hay que estar siempre encima y no relajarte, esto puedo decirlo por experiencia porque en muchas ocasiones me cuesta ver como salir de esto. La lucha continúa", ha apostillado.

    La autora ha apuntado que la mujer posee una "carga mental" que viene dada por su papel de "mujer tradicional" que se ocupa de los hijos y de la casa, un hecho que, a su juicio, la convierte en "un ordenador doméstico". Así, destaca que el mundo occidental "condona" que el hombre sea quien siempre lleve las riendas del poder económico y, en general, "lo que es la marcha del mundo".

    Por otra parte, la escritora confiesa no estar de acuerdo con que se denomine "literatura femenina" a la escrita por mujeres porque, según apunta, a los libros escritos por hombres no se les califica de "literatura masculina".

    En este sentido, cree que, aunque "muy lentamente", las cosas están cambiando debido a movimientos como el 'Me too', sobre el que "solo se le pregunta a mujeres", a pesar de que sostiene que a los hombres "les concierne tanto como a las mujeres".

    Asimismo, ha confesado que, como mujer, se sintió "todavía más feliz" de recibir el Premio Formentor, al conocer que pocas escritoras figuraban en la lista de galardonados con el mismo.

    A pesar de que su escritura ha sido calificada de "implacable" en múltiples ocasiones, Ernaux ha asegurado que no siempre tiene clara la finalidad con la que escribe y que va "en función de la necesidad". "Yo cuento la realidad y nunca me ha gustado la literatura ornamental. Es verdad que yo nunca escribo para que sea bonito, lo que yo escojo es la frase justa, ese es el objetivo. Esto supone que me haya alejado de la tradición", sostiene.

    ESCRITORA QUE RECHAZA LA FICCIÓN

    Ernaux, que comenzó a escribir con 20 años, ha confesado que en sus inicios consideraba que "no era legítimo" escribir sobre ella misma, así como que le hubiese gustado escribir en formato ficción sobre su infancia o sus padres, algo que le fue "imposible" y le dio pie a escribir no ficción.

    Así, afirma que la literatura le ha permitido "sublimar la distancia que había entre mis orígenes humildes y encontrarme en el mundo del poder y la intelectualidad", por lo que trata de representar esa tensión entre los dos mundos en su escritura. Sin embargo, también ha destacado la importancia de "no perder de vista" de dónde viene.

    La autora recurre en muchas de sus obras a sus memorias y recuerdos, algo "fundamental" para ella desde que se adentró en el mundo de la literatura y para lo que cuenta con un diario, un libro de notas que siempre la ha acompañado y al que recurre para recuperar sus recuerdos y escribir sobre ellos.

    "Creo que no se puede escribir sin tener esa memoria social, pero una cosa que puedo decir es que cuando empecé a escribir tenía solamente la memoria de algo muy reciente, no tenía la memoria social y después cuando ésa vino, ya no la pude evacuar. Todo se ha convertido en memoria", ha subrayado.

    Así, como escritora de la memoria social, Ernaux considera que, en su opinión, la violencia de movimientos como el de los chalecos amarillos "no está justificada", pero que se puede comprender por lo que ha manifestado su apoyo al mismo.

    "Cuando no somos escuchados, la violencia es la respuesta de los que no tienen la palabra. ¿Y por qué no tienen la palabra? Es ahí donde el poder, el viento político, vuelve a su propia responsabilidad", sostiene.

    Para leer más