26 de enero de 2020
  • Sábado, 25 de Enero
  • 17 de marzo de 2010

    Las memorias del perro de un escritor

    MADRID, 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

    Antonio Pérez Henares narra en su novela 'El diario del perro Lord' la relación de amistad que le unió a su perro y compañero de caza durante sus 16 años de vida. Se trata de un homenaje que el escritor ha querido dedicar al ser que le ha acompañado en sus viajes y a lo largo de su vida.

    Esta historia, la de su experiencia con el que se considera "el mejor amigo del hombre", está contada en primera persona "perruna", como señaló el autor en declaraciones a Europa Press. "Son unas memorias, un diario del propio perro y su compañero, que en este caso soy yo".

    Pérez Henares está interesado en el vínculo establecido desde hace miles de años entre el hombre y el perro. Un vínculo que describe como "muy especial y diferente al que se tiene con otros animales, que es quizás el más inaudito que se ha creado entre las especies".

    De hecho, el escritor prepara actualmente una novela que se centrará en el origen prehistórico del vínculo entre hombre y perro, de ese momento en el que los lobos se acercaron al hombre y empezaron a caminar juntos por la tierra. "Me interesa muchísimo ese momento de la humanidad, y he querido hacer esa novela --'El lobo y el fuego'--, que espero que esté en las librerías el próximo otoño".

    SENTIMIENTOS Y EMPATÍA CON EL HOMBRE

    A pesar de afirmar que existe una relación de dependencia respecto al hombre, su amo, destaca que existe "otro elemento", y es que, a pesar de que los animales no tengan conciencia de su vida y de su muerte, o que no tengan inteligencia, "no significa que no tengan sentimientos".

    "Es cierto que ven al hombre como al jefe de la manada, pero un perro tiene una capacidad de penetración en los sentimientos y en los estados anímicos que es inaudita", destacó Pérez Henares. Según aseguró, son capaces de ver mucho más que el ojo humano puede ver en muchas ocasiones, y perciben los momentos de debilidad o desolación. "Ahí es donde se ve el sentimiento de un amigo y ese apoyo te lo prestan, son capaces de alegrarse y de sufrir", dijo.

    Además, señaló que los perros terminan teniendo el aire de sus compañeros humanos. "Creo que se acaban pareciendo, y espero que me acabara pareciendo yo también a él, porque era un animal noble, profundamente generoso y leal", señaló Pérez Henares, en referencia al can de raza bretón que nació en la calle Vallehermoso de Madrid.

    Este perro apareció en su vida tras ganar una partida de mus. Su compañía fue tal que incluso le dedicó su novela 'Nublares', su primer libro que habla sobre prehistoria. Según manifestó, "es un homenaje a mi compañero, que empecé a escribir cuando él empezaba a ser muy viejo. Él se sentaba, se ponía a mí lado y se tiraba horas allí mientras escribía. Era siempre una compañía tanto en casa como en el campo, en la naturaleza, cazando los dos juntos", dijo.

    FIDELIDAD

    En cuanto a la fidelidad que muestra este animal, señaló que "hay casos increíbles que se repiten casi cada día de la espera del perro a su amo muerto", por eso afirma que le duele especialmente el abandono de este animal. Según indicó, aproximadamente 200.000 perros son abandonados cada año en España.

    "Cuando los desamparados duermen en cualquier sitio, una cabina, en la calle, si te fijas verás que hay alguien que nunca los abandona, los perros. Muchos de ellos sólo tienen su calor, físico y el afecto que a veces no dan los hombres", manifestó el autor de 'El diario del perro Lord'.

    Por ello, subrayó que "antes de tomar la decisión de tener un perro hay que saber que tienen que ser cuidados y queridos". "Es atroz cuando les abandonan en las carreteras o en cualquier sitio, y muchas veces esperan a que sus dueños vuelvan a por ellos, cuando jamás van a volver", dijo.

    Respecto a la muerte de Miguel Delibes, Pérez Henares afirmó que con él "ha fallecido el precursor de la caza conservacionista". El escritor y también portavoz de la Real Federación Española de Caza, destacó que el Premio Cervantes fue precursor de esta conciencia conservacionista, "ya muy importante para el conjunto de los cazadores a los que tengo el honor de representar".