22 de enero de 2020
  • Martes, 21 de Enero
  • Lunes, 20 de Enero
  • 12 de diciembre de 2019

    Morgan: "No hay que pensar que el 'sold out' es el objetivo, pues no conseguirlo no es un fracaso para nada"

    Morgan: "No hay que pensar que el 'sold out' es el objetivo, pues no conseguirlo no es un fracaso para nada"
    La banda madrileña Morgan - JUAN PÉREZ-FAJARDO - ARCHIVO

    MADRID, 12 Dic. (EUROPA PRESS - David Gallardo) -

    Morgan empezó el año llenando dos veces el Teatro Circo Price y lo termina con otro doblete en casa, en esta ocasión en La Riviera madrileña las noches del 14 y 15 de diciembre. La primera con entradas agotadas y la segunda camino de ello.

    Aunque en realidad estos dos recitales no serán los últimos, pues anda la banda madrileña en una ola de actividad constante que la llevará a visitar también antes de que acabe el año Bilbao, Burgos, Santander, Pamplona y San Sebastián.

    "La sensación general es que todo está yendo de maravilla y que podemos tocar todos los fines de semana. Cierto es que este final de gira se está viviendo con mucha intensidad", concede a Europa Press el guitarrista Paco López.

    Con dos discos publicados -'North' (2016) y 'Air' (2018)-, la eclosión de Morgan se produjo en algún momento del camino y sin previo aviso. Una pequeña gran sorpresa que el grupo aún está asimilando, sin dejar lógicamente de disfrutarlo.

    "Nos miramos incrédulos en muchos conciertos", confiesa el guitarrista, para luego añadir: "Todos sabemos lo raro que es que a una banda le pase lo que nos está pasando y nos sentimos muy afortunados todos los días, disfrutándolo a tope".

    Y aún admite: "Tiene su punto agotador andar de arriba para abajo, pero me da más miedo cómo me voy a sentir cuando paremos después del último concierto en enero -el 25 en Barcelona, previo paso en 2020 por Granada, Murcia, A Coruña y Sevilla-. Al fin y al cabo, esto es lo que nos gusta".

    Una vez llegue ese último recital en Barcelona, Morgan pondrá fin a dos años de kilometraje incuantificable, de boca a boca incesante, de atención popular creciente. Y lo que pase después es una incógnita: "No sabemos qué puede pasar por el hecho de desaparecer por un tiempo, si la gente se olvidará o si por el contrario nos esperarán".

    "Pero la decisión de parar es artística", continúa Paco, quien explica que quieren "tener calma y espacio para preparar lo próximo". "Así que nunca nos arrepentiríamos si nos sale mal porque lo estamos haciendo por las razones correctas para nosotros", apostilla.

    ENTRADAS AGOTADAS

    En no pocas noches de estos dos últimos años, el grupo madrileño ha conseguido colgar el dichoso cartel de 'entradas agotadas'. Algo que parece un fin en sí mismo, que a muchos artistas les trae de cabeza, pero que para ellos tiene una importancia relativa, si bien el guitarrista concede que es una sensación "flipante".

    "Sientes que ese día, de ese año, en ese sitio, la gente tiene mucho interés en pasárselo bien con lo que haces. Y eso es muy bonito", apunta, al tiempo que puntualizada que "no hay que pensar que el 'sold out' es el objetivo, pues no conseguirlo no es un fracaso para nada". "Lo sentimos como una alegría extra", remarca.

    Ante la inminencia de la retirada a los cuarteles de invierno, podría parecer que la formación pretende publicar su tercer álbum en un futuro cercano, pero Paco avisa de que "no pinta que sea pronto".

    Así, recuerda que el segundo disco se compuso y se grabó durante la gira del primero, y asegura que para el tercero no han "mirado nada aún". "Lo estamos haciendo a propósito, queremos juntarnos desde cero el año que viene a ver qué sale. Un misterio", avanza.

    De manera que la formación mira al futuro, pero marcando su propio ritmo y sin presiones: "Tenemos un público increíble que nos anima a hacer lo que nos apetezca y eso es parte fundamental de la filosofía de la banda. No pensar nos ha funcionado muy bien por ahora y casi mejor, porque no somos genios del show business ninguno".

    Adaptando la jerga futbolística a la musical, Morgan van concierto a concierto. Disfrutando de cada victoria sin fijarse en clasificación alguna porque, en definitiva, la creación y la cultura no son un deporte. "Yo siento lo mismo que cuando ensayaba con mis amigos con 18 años. El éxito es esa sensación", concluye el guitarrista.