3 de diciembre de 2020
27 de febrero de 2006

Fútbol.- (Ampl.) La Junta acepta la dimisión de Florentino Pérez y nombra a Fernando Martín Alvárez como su sucesor

MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Junta Directiva del Real Madrid, reunida esta tarde con carácter extraordinario, decidió aceptar la dimisión irrevocable presentada por Florentino Pérez, presidente del club desde verano de 2000, y aceptar por unanimidad el nombramiento de Fernando Martín Alvarez, uno de los vicepresidentes de la entidad, como nuevo máximo mandatario.

Florentino Pérez, que argumentó su renuncia como "revulsivo" para reconducir la situación deportiva, enturbiada especialmente en los últimos tres años, convocó esta tarde la reunión de la Junta, ante la que presentó su dimisión irrevocable porque considera que la entidad necesita "un impulso" y "una renovación" que sólo pueden provocar su salida del club.

La Junta aceptó la dimisión de Florentino Pérez y acordó por unanimidad nombrar a Fernando Martín Alvarez como nuevo mandatario de la entidad blanca. Miembro del consejo de administración del club desde 2000, con el propio Florentino, el empresario vallisoletano es promotor inmobiliario, dueño de Martinsa, y entre otros asuntos fue miembro del consejo de administración de Sacyr Vallehermoso.

Después de un primer ciclo repleto de éxitos deportivos, con la consecución de dos Ligas (2000 y 2003) y una Copa de Europa (2002), entre otros títulos, así como comerciales, con los fichajes de Figo, Zidane y Ronaldo, y la reflotación económica del club, Florentino Pérez no ha logrado reconducir la nave blanca desde que fuera reelegido por una amplia mayoría en 2004.

Las decepciones de José Antonio Camacho, Carlos Queiroz o Vanderlei Luxemburgo en el banquillo, o la sucesión de directores deportivos como Jorge Valdano, Arrigo Sacchi o Benito Floro, así como los últimos antecedentes deportivos como la derrota en Liga de Campeones ante el Arsenal (0-1) y en la Liga española ante el Real Mallorca (2-1), con una versión muy pobre, han acelerado la decisión de Florentino, que irrumpió con grandes proyectos en el balompié español y se marcha de manera sorprendente.