24 de noviembre de 2020
4 de noviembre de 2006

Fútbol.- Los restos mortales de Spencer recibirán un homenaje público en Guayaquil antes de ir a Montevideo

QUITO (ECUADOR), 4 Nov. (EP/AP) -

Los restos del futbolista ecuatoriano Alberto Spencer recibirán un homenaje público en un coliseo de Guayaquil antes de partir a Montevideo donde será enterrado el jugador nacional más importante en la historia ecuatoriana tal y como lo consideran en su país.

Spencer falleció ayer en una clínica de Cleveland donde fue operado del corazón. Tenía 67 años y brilló en el fútbol nacional para luego convertirse en todo un ídolo en el Peñarol de Uruguay.

Marlon Spencer, uno de los familiares del ex futbolista en Guayaquil, capital de provincia más cercana a Ancón, su ciudad natal, confirmó que los restos de Spencer "saldrán al mediodía (del domingo) de Estados Unidos y lo velarán en el Coliseo Voltaire Paldines Polo" donde se espera un masiva afluencia de aficionados.

La prensa ecuatoriana recordó, a modo de homenaje, la magia del juego de Spencer, especialmente con sus tiros de cabeza, lo que le mereció el calificativo de "cabeza mágica". También fue definido como el "rey del gol", ya que logró 510 tantos en toda su carrera y fue el máximo artillero de la Copa Libertadores con 54.

Carlos Villacís, vicepresidente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, mostró su tristeza por la muerte del "mejor jugador en la historia de Ecuador" y aseguró que "ningún homenaje bastará para darle gracias a un excelente deportista".

El presidente de Barcelona, Galo Roggiero, anunció que el estadio Monumental de ese equipo llevará el nombre del ídolo nacional. También el otro estadio de Guayaquil será designado como "Estadio Modelo de Guayaquil Alberto Spencer", aseguró el presidente de la Federación Deportiva de Guayas, José Luis Contreras.

La conmoción ha sido tanta, que el presidente ecuatoriano Alfredo Palacio ha ordenado que un avión oficial viaje hasta Estados Unidos para trasladar los restos de Spencer y lleguen lo antes posible a Ecuador para recibir el homenaje de los suyos.