29 de mayo de 2020
23 de enero de 2008

Fútbol.- Rijkaard dice que a veces "hay que ser prácticos" y reclama "agresividad" en ataque

BARCELONA, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

El entrenador del FC Barcelona, Frank Rijkaard, mantiene el objetivo de ofrecer un juego atractivo para obtener buenos resultados, aunque considera que, dependiendo del rival y del estado de forma de los jugadores, hay momentos en que "hay que ser prácticos", y no descarta que uno de esos partidos sea el de mañana en Villarreal en el encuentro de ida de los cuartos de final de la Copa del Rey.

Rijkaard defiende el estilo de juego empleado por el Barcelona en los últimos partidos, en los que ha prevalecido la búsqueda de un resultado positivo, aunque espera la mejoría del fútbol que practica su equipo porque tiene claro que, "jugando bien, casi automáticamente hay buenos resultados", y porque debe afinar en ataque. "No estamos encajando muchos goles, pero tampoco marcamos como otros años", recordó.

"Buscar el resultado con un juego práctico puede ser una buena cosa, pero buscar el resultado con un juego bonito, es aún mejor. El objetivo siempre es buscar resultado con juego bonito y creo que, cuando el Barça juega bien, casi automáticamente hay buenos resultados, aunque hay momentos en que hay que trabajar y sacrificarse, estar unidos, y ser prácticos", explicó.

El técnico holandés se mostró satisfecho con la actuación de su equipo en defensa, pero aclaró que quiere ver a un Barcelona más ofensivo que en los últimos partidos y reclamó agresividad a sus delanteros. "No es que nos guste ver siempre a la defensa muy bien organizada atrás, sino que queremos desarrollar el partido como queremos, en campo contrario y jugando con agresividad delante", indicó.

"HAY QUE IR A POR ELLOS DESDE EL PRIMER SEGUNDO".

Ahora, visita al Villarreal, donde Rijkaard nunca ha ganado. En sus cuatro visitas a El Madrigal, salió derrotado, aunque, desde que dirige al Barcelona, los azulgrana ganaron una vez en el campo del equipo castellonense, durante la temporada 2005/06, en un partido sin Rijkaard, que tuvo que quedarse en Barcelona por una infección broncopulmonar y delegó en Henk Ten Cate.

Rijkaard reconoció que los precedentes son una "motivación añadida" para el Barcelona, aunque asegura que no para él, y, además, advirtió de la necesidad de "ir a por ellos desde el primer segundo", pues no olvida lo ocurrido en la última visita del Barcelona a Villarreal esta misma temporada, en la que el equipo amarillo se impuso por 3-1 tras adelantarse con un gol a los dos minutos de juego.

"El Villarreal empezó muy fuerte, apretando arriba con mucha energía y agresividad, y necesitamos unos minutos para despertarnos, pero después nos superaron claramente. Demostró muy buena actitud, nos sorprendió y no fuimos capaces de cambiar el partido. En ese sentido, estamos avisados. Hay que ir a por ellos desde el primer segundo y tenemos que prepararnos para ser fuertes", afirmó.

En este partido, Rijkaard podría devolver la titularidad al delantero Leo Messi, que reapareció ante el Racing (1-0) tras cinco semanas de baja, aunque no cree que pueda aguantar todo el partido. "Está para empezar, pero creo que 90 minutos son aún demasiado", dijo. Además, recupera al medio José Edmílson, después de dos semanas de baja por una lesión muscular, aunque cree que no está para jugar los 90 minutos.

El entrenador barcelonista, por otra parte, avanzó que cree que ahora no es momento de dar descanso a Thierry Henry y también dejó entrever que apostará por Víctor Valdés en Villarreal, pese a que hasta ahora era suplente en la Copa del Rey para dar minutos a Albert Jorquera, ahora lesionado, de manera que aguardará a otra oportunidad para hacer debutar a José Manuel Pinto.

"Tengo mucha confianza en Pinto y se está adaptando bien, pero ha jugado pocos partidos y sabemos que nos espera un partido complicado. Tengo que valorar cuál es el beneficio para el equipo y para los jugadores y cuáles pueden ser las consecuencias", señaló. Por otra parte, mostró su apoyo al joven Giovani dos Santos, criticado por una parte de la afición, y destacó "su mentalidad y su gran trabajo para el equipo".

Por último, reiteró su confianza en las posibilidades del Barcelona de alcanzar al Real Madrid en la Liga y restó importancia a la euforia del club blanco. "Pase lo que pase y digan lo que digan, el Barça siempre debe estar motivado y todavía quedan muchísimos partidos. Si nosotros cumplimos el trabajo y sumamos los puntos, ya veremos", dijo, pese a reconocer la buena marcha del rival, del que destacó a sus delanteros.