15 de noviembre de 2019
  • Jueves, 14 de Noviembre
  • 31 de enero de 2008

    Alonso: "No estamos, ni mucho menos, a la altura de los equipos punteros"

    Alonso: "No estamos, ni mucho menos, a la altura de los equipos punteros"
    REUTERS

    PARÍS, 31 Ene. (EUROPA PRESS/Guiomar López) -

    El piloto español Fernando Alonso (Renault) reconoció que debe emplearse a fondo en la evolución del 'R28', que no dudó en calificar con "un seis o un siete" de cara al inicio de la temporada el próximo mes de marzo, ya que el nuevo monoplaza que se presentó hoy a las afueras de París "no está a la altura".

    "No estamos, ni mucho menos, a la altura de los equipos punteros. Queda mucho por hacer, tenemos un largo trabajo en febrero. Le doy un seis o un siete. Es mejor que el del año pasado, pero los demás tampoco se duermen. Hay demasiada distancia para intentar luchar con ellos", aseguró con sinceridad.

    El bicampeón del mundo de Fórmula 1 augura, de todos modos, "un buen año" en su regreso al equipo de Flavio Briatore, con el que logró los dos cetros, pero pide un esfuerzo extra para limar las distancias con Ferrari y McLaren-Mercedes. "No es un paso atrás ni un bache. Hay ciclos, no sé si va a tocar sufrir, pero yo estoy tranquilo", añadió.

    El asturiano se mostró excesivamente cauto en la presentación de su nuevo monoplaza, consciente de que recaerá sobre él la responsabilidad de devolver a Renault a la senda del triunfo tras una campaña nefasta. "No soy pesimista, digo siempre la verdad. Cuando digo que voy a ganar tampoco es prepotencia ni chulería. Ahora no es pesimismo, no estamos a la altura y ésa es la verdad", recalcó.

    Tras los tests de la pasada semana en Cheste (Valencia), el ovetense considera que les queda mucho trabajo por hacer antes de que se encienda el semáforo el próximo 16 de marzo en Albert Park. "Estamos a medio segundo de los mejores. A final de febrero eso debe cambiar o llegaremos a Australia sin aspirar a nada. Debemos quedarnos a dos o tres décimas de los equipos grandes. A Australia llegaremos al cien por cien. Si no puntúo en Australia, malo", explicó.

    Así, recordó que tan sólo ha trabajado "cuatro días" con el 'R28'. "El primer día se dedica por entero a realizar comprobaciones y ver que todo está bien y no hay problemas de diseño. Y a partir de ahí hay que intentar desarrollarlo y buscar la velocidad pura. Tenemos que mejorar porque por desgracia para nosotros no estamos muy cerca de los mejores".

    "A VER SI TENEMOS UNA CHISPA DE SUERTE"

    Por ello no duda en pronosticar un año "duro", aunque cree que podrán terminar compitiendo con los mejores, ya que en el 'gran circo' "no hay nada imposible". "De un test a otro cambian las cosas. Todo va muy rápido. Quizás el equipo ha perdido un año, el 2007, por los problemas en el túnel del viento y con los neumáticos Bridgestone, perdieron el rumbo", indicó.

    Alonso pide a su equipo un esfuerzo extra en la cuenta atrás para el inicio de la campaña. "No tenemos más tiempo que los demás. Sólo nos queda un mes. A ver si tenemos una chispa de suerte", insistió.

    Además, quiso dejar claro que el nuevo bólido no es la solución a los problemas que sufrió el equipo galo el pasado año. "La cuestión no es tirar el dinero, sino aprovecharlo y poner el corazón. El equipo esperaba un 'R28' más competitivo porque el 'R27' fue un coche muy malo aunque a pesar de todo acabaron terceros. Pero ni era tan malo, ni éste es la salvación", comentó.

    Por otra parte, reconoció que su regreso al equipo de Flavio Briatore era la opción que más le gustaba. "Conozco el equipo y podía trabajar a tope desde el primer día. Estoy cómodo, respetado, apoyado y hace dos años fueron capaces de ganar los dos títulos dos años seguidos. No ha pasado tanto tiempo", subrayó.

    Alonso afirmó haberse sentido "muy cómodo" desde el primer día. "Están los que estaban. Es la misma forma de trabajar. No he encontrado diferencias. Sólo la falta de confianza tras un año muy malo para el equipo", indicó.

    "NO VOY A DECIR NADA DE HAMILTON"

    Además, el asturiano definió su regreso con la palabra "tranquilidad". "Ésa es la palabra y también felicidad. Tengo ganas de madrugar, llegar al test a las ocho, hablar con los ingenieros y saber que están contentos cuando salen las cosas. Tengo un apoyo total del equipo. Al final, lo importante es estar a gusto y ser feliz. De ahí vienen los resultados", dijo.

    Por otra parte, no quiso revelar la duración de su nuevo contrato con Renault y se limitó a decir que estará en el equipo galo: "El tiempo que sea", asegurando que ahora es "más maduro y responsable" que en su anterior etapa porque ha aprendido "muchas cosas" y está encantado "con tener la responsabilidad" de evolucionar el monoplaza.

    En otro orden de cosas, no quiso hablar de su ex compañero Lewis Hamilton. "No voy a decir nada de Hamilton que si no será lo único que saldrá mañana y sería injusto porque no tiene importancia".

    Además, espera no desilusionar a la afición española si esta campaña no llegan los resultados. "No temo decepcionar a la afición. Unas veces las cosas salen mejor y otras peor, es como los equipos de fútbol que un año luchan por la Liga o la 'Champions' y otro por no descender. La afición está contigo a las buenas y a las malas", apostilló.

    Por último, no cree que el control de tracción tenga gran importancia en los resultados de la próxima temporada y augura un "gran espectáculo" en el trazado urbano de Valencia. "Será un escaparate mundial. El circuito tiene buena pinta y espero disfrutar", finalizó.