28 de noviembre de 2020
27 de junio de 2006

Fútbol/Selección.- Crónica del España - Francia: 1-3

España llora su despedida más habitual

La selección hincó la rodilla como siempre ante un rival de peso

HANNOVER (ALEMANIA), 27 Jun. (EUROPA PRESS) -

España abandona el Mundial de Alemania fiel a su tradición, en el primer partido serio y con la primera selección de enjundia, siendo incapaz de dejar su sello identificativo, sin coartada posible y generando de nuevo la desilusión entre los aficionados que sí creyeron en la 'roja', como hacía el seleccionador.

El combinado nacional chocó de nuevo con el vértigo de las eliminatorias, las que le convierten en una selección menor, y se marcha del Mundial después de implantar el buen gusto por el esférico, pero reabrir la incertidumbre sobre si su estilo es lo suficientemente competitivo para alcanzar el éxito.

Su propuesta fue joven y atrevida, insultante por momentos, con jugadores frescos, de calidad y sobradamente preparados, pero en el momento clave, esa filosofía no puede superar la barrera de la experiencia, de la racanería por momentos exhibida por Francia, y no le alcanza para superar rondas en los grandes campeonatos.

España sólo ofreció su verdadera dimensión en la primera media hora de juego, en la que se mostró autoritaria, con dominio de todos los matices que se ofrecen en el terreno de juego, y en la que se cobró incluso un gol, de penalti, convertido por Villa. Pero la selección se achicó desde entonces.

Paulatinamente dejó que Francia formara parte del partido, le salió ese miedo a ganar y terminó cediendo ante la fortaleza mental de Francia, una selección peor en su fútbol, pero ya madura y tiempo le costó serlo. Muchos tropiezos anteriores avalaron los recientes éxitos de la 'tricolor'.

DOMINIO INICIAL.

La disposición española cumplió el guión previsto. Se personó sobre el césped con la identidad mostrada en este Mundial. A Francia no le sirve el balón y su rol era el previsto, aguardar los errores españoles en la circulación y sacudir latigazos de Henry o Ribery.

España maduró paulatinamente el encuentro y dominó la posesión. La diferencia es que la selección había encontrado 'aperitivos' en la primera fase y podía dominar cerca del área rival. Con Francia encontró más obstáculos, en concreto dos, Makelele y Vieira, dos 'destructores' que dificultaron el juego de tiralíneas del cuadro nacional.

Raúl hacía de enganche, pero el combinado nacional no tejía lo suficiente para incomodar a Barthez. Lo mejor, la movilidad de Torres, aunque su relación con el balón en ocasiones le priva de completar con mayor acierto todas las diagonales que traza.

España era autoritaria y mostraba convencimiento. Francia reculaba, no le importaba entregar el campo y el balón, incluso se sentía cómoda ante el dominio español. Sólo la velocidad de pensamiento y de piernas de Ribery hacía peligrar el cero en la portería de Casillas. Y así fue porque un buen pase de Vieira sirvió al joven talentoso para plantarse mano a mano con Casillas y dribrarle con celeridad.

ARAGONES MUEVE EL BANQUILLO.

El seleccionador movió piezas nada más iniciarse el segundo acto, cuando comprobaba la falta de movilidad del equipo. Raúl y Villa dejaron su plaza a Luis García y Joaquín, dos jugadores que empiezan por fuera y terminan por dentro, buscando romper esa maraña diseñada por Domenech.

Pero España perdió el rumbo, ya no encontró el toque ni la asociación, ni tampoco a sus delanteros. Torres no apareció en el momento decisivo, como tampoco lo habían hecho anteriormente Villa ni Raúl. La selección no se sacudía esa sensación de tembleque en las piernas y sus peores miedos se confirmaron a siete minutos del final.

Una controvertida falta sobre Henry la lanzó Zidane y en el segundo palo, totalmente libre de marca, Vieira sentenció las ilusiones nacionales, con ayuda de Sergio Ramos, que no pudo despejar el balón.

El partido tocaba a su fin con la leyenda de siempre y para más inri Zidane, al que algunos pensaban retirar, puso la guinda al pastel francés con el tercero, que entierra a España hasta dentro de cuatro años.

FICHA TECNICA.

--RESULTADO: ESPAÑA, 1 - FRANCIA, 3 (1-1, al descanso).

--EQUIPOS.

ESPAÑA: Casillas; Ramos, Pablo, Puyol, Pernía; Xabi Alonso, Xavi (Senna, min.72), Cesc; Villa (Joaquín, min.54), Torres y Raúl (Luis García, min.54).

FRANCIA: Barthez; Sagnol, Thuram, Gallas, Abidal; Malouda (Govou, min.74), Makelele, Vieira, Zidane, Ribery; y Henry (Wiltord, min.87).

--GOLES.

1 - 0. Min, 28. Villa. 1 - 1. Min, 40. Ribery. 1 - 2. Min, 84. Vieira.

--ARBITRO: Roberto Rosetti (ITA). Amonestó a Puyol (min.82) en España y a Vieira (min.68), Ribery (min.88) y Zidane (min.90) en Francia.

--ESTADIO: Niedersachsenstadion.