7 de diciembre de 2019
  • Viernes, 6 de Diciembre
  • 11 de febrero de 2010

    Los encargados de la seguridad consideran que la posibilidad de un ataque terrorista es baja

    VANCOUVER, 11 Feb. (EP/Reuters) -

    La posibilidad de un ataque terrorista en Juegos Olímpicos de Invierno de Vancouver sigue siendo baja y sólo se espera la llegada de un pequeño contingente de manifestantes, según explicó el jefe de seguridad del evento.

    Grupos que se oponen a la realización de los Juegos en Vancouver planean una serie de protestas durante el evento y avisan de que atraerá activistas antiglobalización de Canadá y Estados Unidos. Así se prevé que hasta 1.400 personas protesten contra los Juegos, de acuerdo a Bud Mercer, jefe de seguridad del evento.

    Una manifestación de ese tamaño sería grande para los estándares de Vancouver, pero se espera que sea eclipsada por las 100.000 personas que llegarán al centro de la ciudad para la cita.

    La policía tuvo una prueba ayer, cuando unas 150 personas rodearon un edificio donde el primer ministro canadiense, Stephen Harper, tenía previsto ofrecer un discurso, pero la protesta concluyó pacíficamente.

    La protesta fue contra sus esfuerzos por cerrar INSITE, el único recinto de América del Norte autorizado para usuarios de drogas inyectables, que funcionarios locales quieren mantener abierto por razones médicas.

    La policía ha dicho que no detendrá a los manifestantes que cumplan con la ley, pero indicó que no tolerará la desobediencia civil que busque interrumpir los Juegos, como el bloqueo de calles para impedir que los visitantes o atletas lleguen a distintos lugares. "Si es legal hoy, será legal mañana. Si es ilegal hoy, ciertamente lo seguirá siendo ", dijo Mercer.