28 de febrero de 2020
12 de agosto de 2008

JJ.OO.- (Crónica) El piragüismo español brilla en aguas bravas en una jornada con victorias ajustadas de los colectivos

España sufrió en baloncesto ante los anfitriones con un último cuarto épico Nadal sigue avanzando y se queda como único representante individual

PEKÍN, 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

El palista en aguas bravas Ander Elosegui rozó las medallas al terminar cuarto en la categoría de C-1, mientras que Rafa Nadal selló su pase por la vía rápida ante el australiano Lleyton Hewitt, en una cuarta jornada en la que los deportes colectivos sumaron tres ajustadísimos triunfos en waterpolo, balonmano y baloncesto masculino.

El protagonismo individual de la delegación española fue sin duda para Ander Elosegui. El vasco lideró durante buena parte de la competición la prueba hasta que el australiano Robin Bell arañó el mejor tiempo. Acto seguido también fue superado por el británico David Florence. Sin embargo, Elosegui se aferró a una medalla que finalmente le robó el gran favorito a la victoria el eslovaco Michal Martikan.

Menos suerte tuvo el otro representante español que en la jornada previa se había colado en las semifinales, Guillermo Díez Canedo. El piragüista madrileño se quedó fuera de la final de K1 en aguas bravas de los Juegos tras ser decimocuarto en las semifinales.

Quién sí pasó a la siguiente ronda fue el flamante número uno del mundo de tenis masculino. Rafa Nadal se sacudió las dificultades de un adverso cuadro con otra victoria incontestable, en esta ocasión, ante el 'aussie' Lleyton Hewitt. Un rival siempre correoso, pero que se 'volatilizó' a manos del manacorí, quien lo barrió de la pista por un contundente 6-1 y 6-2.

Y es que Hewitt sólo resistió cuatro juegos antes de perder su servicio. A partir de ese instante, todo fue muy sencillo para Nadal, que ahora se medirá al ruso Igor Andreev, quien superó también hoy al francés Michael Llodra (6-4, 3-6 y 6-1).

Pero la representación española volvió a perder efectivos en la pista rápida de Pekín. En esta ocasión, las decepciones llegaron en el cuadro femenino, donde Nuria Llagostera y María José Martínez dijeron adiós al sufrir sendas derrotas ante la local Jie Zheng (6-7, 6-1 y 6-4) y la rusa y sexta cabeza de serie, Dinara Safina (7-6(3) y 6-1). Más tarde, ambas no pudieron resarcirse de la derrota previa y volvieron a ser apeadas del cuadro pekinés en la categoría de dobles.

En esgrima, Jorge Pina logró sumar un nuevo diploma para la delegación española, después de no poder superar los cuartos de final, donde se topó con un 'muro' galo llamado Nicolás López que se impuso por 15-10. El madrileño había disparado las expectativas en la ronda previa al doblegar al italiano Aldo Montano, vigente campeón olímpico. Su traspié se unió al de Jaime Martí, eliminado con anterioridad en octavos de final.

TRIUNFOS EN WATERPOLO, BALONMANO Y BALONCESTO, DERROTA EN HOCKEY.

En esta cuarta jornada de los Juegos Olímpicos de Pekín, la afición española pudo vibrar con los éxitos de los deportes colectivos, que sumaron victorias épicas en baloncesto, waterpolo y balonmano. El único 'lunar' llegó en hockey hierba femenino, donde España fue goleada por Australia por 6-1, a pesar de ofrecer una mejor imagen que en su estreno frente a China (3-0).

Precisamente contra el anfitrión se midió el equipo nacional de baloncesto. Los de García Reneses sufrieron mucho para dar cuenta de un rival, a priori más asequible que el estreno ante Grecia. Sin embargo, el acierto exterior de los tiradores chinos, unido a la intimidación de Yao Ming, en la 'pintura', trajeron de cabeza a España, que tuvo que remontar una renta por encima de los diez puntos en el último cuarto para forzar la prórroga, donde los actuales campeones del mundo fueron muy superiores a China.

En waterpolo, España afrontaba uno de los choques 'trampa' de la primera fase. Ante un rival en franco crecimiento en las últimas grandes citas internacionales. No en vano, España vio como se le escurría entre los dedos una ventaja de 4-0 de salida, Australia se colocó con 9-8 en el tramo final del encuentro y gozó incluso de la posesión para lograr la igualada, pero Iñaki Aguilar logró blocar el remate de los oceánicos.

Por último, en balonmano, España se impuso por 30-29 a Polonia en un partido trabajado en el que resultó salvadora una parada de Joseja Hombrados en el último segundo a un tiro de Marcin Lijewski, que permite recobrar el resuello a los de Juan Carlos Pastor, tras su derrota en el partido inaugural ante Croacia.