20 de marzo de 2019
9 de enero de 2008

JJ.OO.- Los Juegos de Pekin 2008 se inaugurarán con ópera china y fuegos artificiales

BEIJING, 9 Ene. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, Débora Altit) -

Los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 arrancarán con fuertes componentes de la cultura nacional, entre los que no faltarán los fuegos artificiales o escenas de ópera china, según anunció hoy el director artístico de los Juegos, el premiado realizador Zhang Yimou.

"Queremos que los Juegos contribuyan a dar a conocer la cultura china", afirmó Zhang, creador de obras premiadas como 'Sorgo rojo' y de otras más populares como 'La maldición de la flor dorada', y que, según algunos, ha hecho más dinero con sus espectáculos de luces para turistas en el sur de China que con sus películas.

Según el director, el espectáculo hará un recorrido por los "5.000 años de historia" de los que suele hacer gala China así como de sus logros actuales y de su "amplitud de miras". Algo que lleva a pensar en una gala parecida a la celebrada en agosto del año pasado, a justo un año de la celebración de los Juegos, cuando sobró la propaganda y el patriotismo.

La ceremonia de apertura, que durará cerca de tres horas y media, estará dividida, según adelantó Zhang, en cuatro partes: la parte propiamente de inauguración, otra dedicada a las "artes", una tercera más relacionada con el olimpismo y una cuarta que cerrará con el encendido de la antorcha olímpica, uno de los grandes secretos de la apertura de los Juegos, cuyos detalles sólo conocen, según Zhang, una decena de personas.

Las galas serán ensayadas en varias ocasiones, la primera de ellas en marzo próximo, aunque el gran ensayo general tendrá lugar el 10 de julio en el propio estadio olímpico, conocido como "el Nido" y que aún se encuentra en construcción.

Aunque las autoridades chinas se han volcado en la organización de los Juegos, que se convertirán probablemente los más espectaculares y formidables de la historia olímpica, desde el comité organizador se ha intentado quitar hierro a las celebraciones.

Según afirmó Jiang Xiaoyu, vicepresidente del comité, en declaraciones recogidas por Xinhua, "Beijing no quiere montar la mayor ceremonia de apertura de la historia, pero sí desea que sea espectacular", algo que se logrará, además de con el mencionado toque chino, con efectos especiales y la interacción con el público.