30 de noviembre de 2020
23 de septiembre de 2006

Tenis.- (Perfil) Alex Corretja, bandera de la deportividad en el tenis español

MADRID, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

Alex Corretja, nacido el 11 de abril de 1974 en Barcelona, se ha convertido en uno de los tenistas españoles más laureados de su historia y más reconocidos en el circuito mundial, debido a sus muestras de deportividad, logrando un balance de 438 victorias y 281 derrotas en toda su carrera profesional, cuya última participación data de abril de 2005 en Estoril (Portugal).

Uno de los tenistas surgidos de los Juegos Olímpicos de Barcelona, en los que también figuró el vasco Alberto Berasategui, diestro y con uno de los mejores revés que ha dado el circuito español, son las señas de identidad de este catalán que se retira tras luchar durante varios meses con una lesión en el ojo.

Corretja que logró 17 títulos individuales y tres de dobles, ganó su primer título profesional en 1994 en Buenos Aires, donde se impuso al jugador local Javier Frana en tres 'sets', y tan solo tres años más tarde entró por primera vez en el 'top-ten', tras ganar el torneo de Roma al chileno Marcelo Ríos por 7-5, 7-5 y 6-3.

La temporada 1998 fue, sin lugar a dudas, una de las mejores para el catalán. Ese año conquistó su título más importante proclamándose campeón del Masters, precisamente ante otro español, Carlos Moyá, en un partido para el recuerdo. Y es que a base de paciencia, una de sus grandes cualidades, Corretja consiguió hacerse con el trofeo tras perder las dos primeras mangas.

Con este título Alex entró en la historia del tenis nacional al convertirse en el primer español en ganar el Masters desde que lo lograra Manuel Orantes en 1976.

Continuando con su buena temporada, ese mismo año disputó una de las dos finales de Roland Garros que alcanzó, 1998 y 2000, de nuevo ante su gran amigo 'Charlie' Moyá, que en esta ocasión no dejó escapar la victoria.

Además, el tenista español consiguió encumbrarse justo un año después entre las grandes raquetas del circuito mundial ocupando el segundo puesto en la lista de entradas del circuito ATP.

Corretja contó siempre con el apoyo del público y, lo más importante, también de sus rivales. La deportividad es el santo y seña de este catalán que no perdía un minuto en discutir si la bola era buena o mala y simplemente pisaba la línea para dar el punto en favor de su oponente.

EL SUEÑO DE LA COPA DAVIS.

Gran amigo de sus amigos, no dudó nunca en defender los colores de España en la máxima competición por equipos existente en el mundo del tenis, la Copa Davis.

El año 2000 fue cuando Corretja consiguió hacer realidad su sueño formando parte del equipo español que ganó la primera Copa Davis de la historia para nuestro país, concretamente en Barcelona, donde el hoy número uno del tenis nacional, Rafael Nadal, era el abanderado del equipo.