1 de abril de 2020
18 de marzo de 2014

La historia de Pickles, el Gatosaurio Rex

  • La historia de Pickles, el Gatosaurio Rex
EUROPA PRESS

Este es Pickles, y sí, es un gato. Aunque no lo parezca, este animalito de grandes dimensiones es un felino como otro cualquiera. Y como tantos, pasó sus primeros años vagando por las calles en busca de algo con qué alimentar su gran envergadura hasta que la Sociedad de Massachusetts para la prevención de la Crueldad contra los Animales se hizo cargo de él.

Pero la historia de este gato de nueve kilos y medio y cerca de un metro de largo es de esas con final feliz. El suyo es gracias a lo que Andrew y su novia Emily  denominaron "amor a primera vista" aunque no fuera esa su primera intención cuando fueron a verle. Esta pareja de Boston pasó por alto el aspecto físico del gatito y no dudó en darle un hogar como se merece.

Pickles el gatosaurio rex

Pickles, ya había pasado por otra adopción en Canadá donde fue rápidamente devuelto porque no se llevaba bien con otros gatos. Y es que Pickles, según afirma Andrew, "no es totalmente consciente de su tamaño y se va tropezando con todo lo que se le pone de por medio".

Se desconoce la raza del felino, tal vez pueda tener algo de Maine Coon, una de las razas de felinos más grandes y de mayor peso, pero lo que está claro, por evidencias más que justificadas, es que este gato se ha ganado el apodo de Gatosaurio Rex para el resto de su vida.