28 de febrero de 2021
27 de enero de 2021

El consumo de cemento retrocedió un 9,7% en 2020 por la pandemia y se mantendrá estable en 2021

El consumo de cemento retrocedió un 9,7% en 2020 por la pandemia y se mantendrá estable en 2021
E presidente de Oficemen, Víctor García Brosa, y el director general, Aniceto Zaragoza - OFICEMEN

Los datos son similares a los de hace 60 años

MADRID, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

El consumo de cemento en España cayó el año pasado un 9,7% como consecuencia del efecto que tuvo la pandemia de coronavirus en la actividad económica, aunque el sector prevé que este año la recuperación logre frenar este descenso y el consumo se mantenga estable.

Según los últimos datos de la patronal Oficemen, las peores estimaciones apuntan a una caída del consumo de cemento del 3% en el conjunto de 2021, mientras que los pronósticos más optimistas reflejan un crecimiento del 3%.

De esta forma, el sector deja la puerta abierta a que, en el peor de los casos, la actividad económica asociada a la construcción continúe cayendo, al mismo tiempo que descarta que este año el consumo logre recuperar la demanda previa a la crisis. A un ritmo de crecimiento del 3% anual, el sector necesitaría más de tres años para recuperarse al completo.

Medido en toneladas, el consumo de cemento el año pasado fue de 13,3 millones de toneladas, una cifra similar a la que se espera este año. En 2019, este dato se disparó un 9,2%, hasta las 14,7 millones de toneladas.

El primer año de la década se cierra, de esta forma, con unos consumos absolutos similares a los de la España de mediados de los años 60 del siglo XX, aunque por encima de los de la última gran crisis financiera.

CAÍDA EN PICADO DE LOS VISADOS

El número de visados de viviendas, uno de los principales indicadores para conocer la evolución de la actividad constructora, cayó a 81.400 el año pasado, frente a los más de 106.000 de 2019. Este año rondará los 89.000 visados.

Estos permisos para la construcción de viviendas se corresponderán a cinco millones de metros cuadrados no residenciales, en contraste con los casi 6 millones de 2019 y 4,6 millones de 2020.

Las exportaciones, por su parte, volvieron a cerrar en números 'rojos' y cayeron un 3,4% en 2020, por lo que España dejó de liderar el ranking de la Unión Europea y pasa al segundo puesto por detrás de Alemania.

PLAN "URGENTE" DE RECUPERACIÓN

Ante todos estos datos, el presidente de Oficemen, Víctor García Brosa, y el director general, Aniceto Zaragoza, trasladan la necesidad "urgente" de acometer un plan de recuperación en el sector de la construcción, del que dependen 400.000 empresas y 1,3 millones de trabajadores, al mismo tiempo que cuenta con una actividad inducida de casi 2 euros por 1 invertido.

En este sentido, sitúan la Agenda 2030, el Pacto Verde Europeo, los planes de edificación residencial, la rehabilitación de viviendas, el impulso a los corredores ferroviarios y la modernización de la logística como los ejes clave para la recuperación.

En el primer pilar incluyen la depuración del agua, planes sanitarios, las energías renovables, la economía circular, el impulso del ferrocarril y todas las actuaciones relacionadas con la descabonización de la economía. Dentro de esta materia, el sector reducirá en un 43% sus emisiones en 2030 respecto a las de 1990.

En el segundo y tercer pilar, Oficemen recuerda la importancia de la rehabilitación de viviendas, la eficiencia energética, la mejora del acceso a los jóvenes de la vivienda o el impulso del corredor mediterráneo y otros ejes vitales para el transporte.

COSTE ELÉCTRICO

García Brosa también recuerda que el coste de la electricidad en España, por encima del de Francia o Alemania, también repercute en la productividad de la industria nacional, por lo que espera que con la aprobación del estatuto electrointensivo el país ya esté en condiciones de igualarse a los otros países europeos.

También cree necesario implementar un ajuste de carbono en frontera, ya que las agendas de descarbonizacion no son las mismas en Europa y el resto del mundo, lo que ahora desencadena una pérdida de competitividad de la industria europea.

Para leer más