19 de junio de 2019
10 de agosto de 2016

La demanda de alquiler de habitaciones crece un 48% en el primer semestre pero el precio se mantiene

MADRID, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

El interés en alquilar una habitación se ha incrementado un 48% en el primer semestre de 2016, con 33.065.749 búsquedas frente a las 22.292.943 búsquedas que se realizaron en el mismo periodo del año pasado, según el informe anual de piso compartido elaborado por Idealista.

Sin embargo, los precios solo han aumentado un 1,9% este año, hasta los 285 euros medios mensuales, aunque los incrementos han sido mayores en los mercados de mayor actividad, como Barcelona (6,9%) y Madrid (4,3%).

Los mayores incrementos de precio se han registrado en Palma de Mallorca (13,9%) y Alicante (10,2%), mientras que en Córdoba resulta un 1% más barato alquilar una habitación respecto a hace un año, seguido por Albacete, donde la disminución es del 0,5%, siendo las dos únicas provincias donde los precios han bajado.

Las habitaciones más caras del país se encuentran en Barcelona, con un precio medio de 368 euros mensuales por alquiler. Le siguen Madrid (353 euros), San Sebastián (351 euros) y Bilbao (316 euros). En cambio, Ciudad Real es la ciudad más económica entre las analizadas por Idealista, con un precio medio de 154 euros mensuales, seguida de Ávila (158 euros), Badajoz y Cáceres (160 euros en ambas).

PERFIL DEL ARRENDATARIO

El perfil de las personas que comparten piso es similar al del año pasado: 30 años, no fumadores aunque tolerantes con los que sí lo hacen, no tienen ni admiten mascota y viven en el centro de las grandes ciudades.

Idealista señala que es más fácil que la edad media sea superior en las ciudades del norte. Las mayores las registran San Sebastián (35 años), Palma de Mallorca (33 años), Alicante (33 años) y Logroño 33 años), mientras que las capitales tradicionalmente estudiantiles marcan las edades medias más bajas, siendo de 25 años en Granada y de 26 en Salamanca y Jaén.

Por otra parte, en tres de cada cuatro pisos compartidos conviven individuos de ambos sexos, mientras que en el 22% solo viven mujeres y en el 3% solo hombres.