20 de noviembre de 2019
  • Martes, 19 de Noviembre
  • 15 de julio de 2008

    Economía/Empresas.- Unos 130 futuros propietarios de pisos en Móstoles (Madrid), afectados por la situación de Martinsa

    MÓSTOLES, 15 Jul. (EUROPA PRESS) -

    Unos 130 propietarios de las futuras viviendas promovidas por la empresa Martinsa Fadesa en el PAU-4 de Móstoles Sur (Madrid) mostraron hoy su preocupación por la suspensión de pagos decretada anoche por la empresa, ya que no saben qué es lo que pasará ahora con sus pisos.

    "En mi caso, son dos parcelas de viviendas de protección de precio limitado, pero hay otras dos o tres para venta libre y suelo para viviendas del sorteo de alquiler con opción a compra", indicó a Europa Press una de las afectadas.

    Además, según los propietarios, Martinsa tiene otras promociones en marcha en los desarrollos de Los Espartales, en Alcalá de Henares, también en Madrid, y en Los Molinos, en la localidad madrileña de Getafe.

    Los futuros vecinos de estos desarrollos se pusieron en contacto con Martinsa tras conocer la suspensión de pagos y la respuesta que han recibido hasta ahora es que las viviendas van a seguir adelante, aunque no terminan de tranquilizarse ante la situación que acaba de producirse.

    "No sabemos qué es lo que va a pasar. En nuestro caso, este mes nos iban a entregar el aval que garantiza la devolución de las cantidades aportadas, pero todavía no disponemos de él, con lo que no sabemos si en el peor de los casos podríamos recuperar nuestro dinero", indicó un afectado.

    Ante esta situación, algunos de ellos empiezan a plantearse la posibilidad de dejar de pagar las aportaciones que tienen que hacer mensualmente por la compra de su piso. "Algunos hablan de suspender las letras, pero tampoco es solución porque el contrato que está firmado establece una penalización y podríamos provocar un problema añadido", manifestaron.

    Los futuros vecinos se muestran "engañados" porque consideran que una empresa no se ve envuelta en una situación así "de un día para otro" y aseguran que de haber sabido cómo estaban las cosas en Martinsa no hubieran comprado los pisos.