3 de diciembre de 2020
25 de junio de 2007

Economía/Empresas.- La nueva Metrovacesa cerrará 2007 como quinta de Europa con activos por valor de 13.517 millones

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

La nueva Metrovacesa que controlará la familia Sanahuja tras la escisión de la actual compañía en dos sociedades prevé cerrar el año con activos valorados en 13.587 millones de euros, tras un plan de patrimonialización de la sociedad.

Ello convertirá a la nueva compañía en la primera inmobiliaria de España, por delante de Fadesa, Colonial y Gecina (la parte de Metrovacesa que se quedará su actual presidente, Joaquín Rivero), y la quinta de Europa por detrás de Rodamco, Land Securities, British Lan y Foncière.

El plan de los Sanahuja pasa por abordar tras la segregación una ampliación de capital por valor de 1.250 millones de euros con derecho de suscripción preferente, e incorporar activos de Sacresa, la sociedad de esta familia de promotores catalanes.

Posteriormente, prevén diluir la participación mayoritaria con que se quedarán en Metrovacesa, con el fin de incorporar a nuevos socios y elevar la liquidez ('free float') de la compañía.

La Metrovacesa resultante de la escisión que controlarán los Sanahuja tendrá presencia en España, Francia y Reino Unido. En estos dos últimos países, a través de negocio de patrimonio.

En concreto, en Francia tendrá activos, que comprará a la actual filial Gecina por valor de 2.250 millones de euros, y en Reino Unido, la sede del HSBC, recientemente adquirida por unos 1.700 millones. Los activos en España sumarán unos 9.600 millones.

SEGUIR CRECIENDO EN EUROPA.

Metrovacesa nacerá con un mayor peso de la actividad patrimonialista (80% del negocio total), y sólo un 20% de promoción residencial, y con el objetivo de seguir diversificando su actividad y creciendo por Europa con el fin de convertirse en la primera compañía patrimonialista europea. Todo ello se reflejará en un plan estratégico que la sociedad elaborará tras la escisión.

Así consta en la presentación que los futuros primeros accionistas de Metrovacesa realizaron hoy sobre sus planes para la sociedad en el Reuters Real Estate Summit, que se celebra en Londres, remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Metrovacesa arrancará esta semana su proceso de escisión en dos empresas con la aprobación este jueves en junta general de accionistas de la formulación de una oferta pública de adquisición (OPA) sobre sus propias acciones.

La segregación es consecuencia del acuerdo alcanzado en febrero entre los principales socios de Metrovacesa, la familia Sanahuja (39,6%) y el presidente de la compañía, Joaquín Rivero, y su socio Juan Bautista Soler (36,22% conjuntamente), para superar la "confrontación" que mantienen desde hace más de un año.

La división de Metrovacesa llevará un periodo de entre siete y ocho meses de duración y varias OPAs. La primera OPA la lanzará Metrovacesa sobre sus propias acciones dando como contraprestación en acciones de su filial francesa Gecina (0,585 títulos de esta empresa gala por cada acción de Metrovacesa).

Gecina es la parte de la sociedad que quedará controlada por el actual presidente del grupo inmobiliario y su socio Bautista Soler. Así, los accionistas de la actual Metrovacesa que quieran formar parte de la nueva empresa de Rivero y Soler deberán aceptar la OPA, mientras que no deberán aceptarla los que quieran ser socios de la otra parte de la compañía, la integrada por los activos en España y que quedará bajo el control de la familia Sanahuja.