19 de septiembre de 2019
  • Miércoles, 18 de Septiembre
  • 20 de octubre de 2008

    Economía/Macro.- Taguas pide aumentar la inversión en infraestructuras para atajar la crisis

    El presidente de las grandes constructoras cree que las medidas 'anticrisis' "evitarán un ajuste lento y facilitarán la recuperación"

    MADRID, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

    El presidente de la patronal de grandes constructoras Seopan, David Taguas, propuso hoy un plan de incremento de la inversión pública, sobre todo en infraestructuras, "para estabilizar la economía y sentar las bases de un nuevo ciclo de crecimiento sostenido".

    Para el ex director de la Oficina Economía de l presidente del Gobierno, la inversión en infraestructuras constituye un aspecto clave en la actual fase de desaceleración "gracias a sus importantes aspectos dinamizadores sobre la actividad y el empleo".

    "Además de elevar la productividad y el crecimiento potencial de la economía española, cuenta con un carácter estabilizador para mitigar la caída de la demanda", agregó.

    En este sentido, destacó el margen de maniobra con que cuenta el Gobierno para utilizar el presupuesto del Estado en esta estrategia, gracias a la disciplina fiscal de los últimos años.

    Taguas subrayó así el carácter anticiclico de la inversión pública ante la actual coyuntura de la economía española que, según auguró, durante la segunda mitad de 2008 "probablemente" intensificará el proceso de desaceleración que registra "desde que alcanzó el máximo del ciclo en el primer trimestre de 2007".

    MEDIDAS 'ANTICRISIS'

    Durante una conferencia en el Club Siglo XXI, el presidente de Seopan se refirió a las medidas para garantizar la liquidez y recapitalizar a las entidades financieras aprobadas por el Gobierno para asegurar que deberían "constituir un elemento clave para evitar un periodo lento de ajuste de la actividad económica y facilitar la recuperación".

    Para el ex director de la Oficina Económica del Presidente del Gobierno "la crisis financiera va a tener un notable impacto sobre la actividad económica de los países desarrollados".

    "La cuestión más relevante es la duración de la crisis o, en otros términos, la capacidad de las medidas que se están aprobando para propiciar una salida rápida de la misma", indicó, para después confiar en que serán un "elemento clave para evitar un lento ajuste y facilitar la recuperación".

    Según Taguas, la "desaparición de liquidez de un mercado se contagia rápidamente a otros en una cascada perversa que, de no frenarse, podría producir un desplome generalizado del sistema financiero". "Ello no sólo justifica, sino que hace necesaria la intervención pública", argumentó.

    Respecto al origen de la crisis, la atribuye a la "explosión de titulización hipotecaria" a la vez derivada, fundamentalmente, de un arranque de siglo con bajos tipos de interés y un elevado grado de innovación financiera que trajo "una multiplicación del crédito y un notable proceso de apalancamiento, en algunos casos difíciles de sostener".

    RETOS A LARGO PLAZO.

    En su intervención, Taguas consideró, no obstante, que la actual coyuntura económica debe conducir también a una estrategia fiscal a más largo plazo que aspire a consolidar a España como una de las principales economías mundiales.

    Entre los principales retos de la misma apuntó el aumento de la productividad, la modernización del sistema fiscal y el debate sobre el sistema de Seguridad Social que garantice el mantenimiento del Estado del bienestar.

    En este sentido, abogó por tipos únicos sobre la renta de las personas físicas y por impuestos que corrijan los fallos del mercado (gravar la contaminación, por ejemplo). Además, apostó por reactivar el debate sobre las pensiones, ante el que apuesta por aumentar la edad efectiva de jubilación y computar toda la carrera laboral en la base reguladora de la pensión, en línea con lo aplicado en las principales economías europeas.