24 de octubre de 2019
  • Miércoles, 23 de Octubre
  • 2 de febrero de 2009

    Economía/Vivienda.- La APCE recuerda al Gobierno que no dar créditos a demandantes solventes podría ser inconstitucional

    Le pide, horas antes de la reunión de Zapatero con la banca, que obligue a dar créditos cuando el demandante cumpla los requisitos

    MADRID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

    Horas antes de que el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, y la banca se vuelvan a ver las caras, el presidente de la patronal de los promotores (APCE), José Manuel Galindo, recordó al Gobierno que, en tanto que todo ciudadano tiene derecho a una vivienda digna, negar el crédito a demandantes de hipotecas que cumplen con los requisitos objetivos de solvencia "es algo que va en contra de la Constitución".

    Así, aseguró en una entrevista concedida a Europa Press que la financiación de estas personas "es un objetivo que podría llamarse constitucional" y, en este sentido, instó al Gobierno a establecer los "mecanismos" necesarios para que las entidades financieras "tengan el compromiso y hasta la obligación de conceder esos créditos".

    Según lo promotores, todas aquellas personas que puedan demostrar que tienen un empleo y, al mismo tiempo, vayan a dedicar un esfuerzo para comprar una vivienda en torno a un tercio de su renta (como establece el nuevo Plan de Vivienda) deberían contar con esta financiación, algo que, aseguran, no se está cumpliendo.

    De hecho, en el caso del Plan Estatal de Vivienda y Rehabilitación 2009-2012, que contempla una serie de ayudas a las familias que quieran adquirir viviendas, en propiedad o alquiler, el Ministerio de Vivienda está tratando de firmar convenios de colaboración con las entidades financieras.

    Por el momento, el Ministerio de Vivienda asegura que ya ha alcanzado un preacuerdo con las entidades financieras sobre las condiciones básicas de los créditos para acceso de una vivienda bajo el 'paraguas' del Plan de Vivienda. Sin embargo, aunque se prevé que este acuerdo quedará suscrito en febrero, aún no se ha firmado ningún 'papel'.

    En conclusión, Galindo indicó que el jefe del Ejecutivo debería ir más allá de "un puñetazo sobre la mesa" en la reunión con la banca, y tendría que conseguir el "compromiso" de que concederán créditos cuando el demandante reúna las condiciones necesarias. "Debería ser un compromiso político", añadió.

    De hecho, señaló que "el Gobierno, antes de haber tomado las medidas de apoyo a la banca, tenía que haber comprometido más a las entidades financieras y haber comprobado que estas inyecciones de liquidez hubieran llegado a la economía", ya que "las entidades puden tener tendencia a quedarse los recursos para hacer frente a imprevistos que pueda haber".

    Asimismo, el presidente de los promotores animó al Gobierno a que "firme un papel dentro del marco del Plan de Vivienda en donde se digan unas condiciones objetivas de concesión y que luego se haga un comisión de seguimientos para ver si se están cumpliendo".

    AL MENOS, CREAR UN NUEVO MARCO DE FINANCIACIÓN.

    Por otro lado, Galindo advirtió de que si los compradores no obtienen financiación, se seguirán frenando las ventas, lo que acabará provocando "dificultades temporales de liquidez" para las empresas, si no la quiebra.

    Por ello, instó a las entidades financieras a que, al margen de que asuman o no riesgos con particulares, trabajen mano a mano con el sector inmobiliario en un "marco de financiación adecuado" a la peculiar maduración de los activos inmobiliarios, que pueden no revertir liquidez hasta su venta cuatro años después de su iniciación, "para hacer posible la pervivencia de las empresas hasta superar la crisis".

    Así, se trataría de encontrar "fórmulas", partiendo de la base de que las empresas pueden ser viables a medio y largo plazo independientemente de que ahora tengan problemas de liquidez, de manera que se financie todo el tiempo de maduración de los productos y que cuando se vuelva a generar caja se amortigüen las deudas adquiridas.

    "Pido corresponsabilidad a las entidades hacia las inmobiliarias, que antes financiaban con alegría y con los mismos productos, desde la perspectiva de su viabilidad", concluyó.