1 de diciembre de 2020
1 de abril de 2007

Economía/Vivienda.- Los visados de obra nueva caen en enero, hasta las 59.200 unidades

MADRID, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los visados de obra nueva para uso residencial en España alcanzaron las 59.268 unidades en enero de 2007, con un descenso del 0,81% respecto al año precedente motivado por la caída de los visados de las viviendas unifamiliares, según datos del Ministerio de Fomento.

En concreto, las viviendas familiares visadas fueron 59.200 durante el primer mes del año, lo que se traduce en un descenso de un 0,87% respecto al mismo mes en 2006.

Del total, los visados de obra nueva para casas unifamiliares ascendieron a 9.389 unidades, y experimentaron un descenso del 34,2% respecto al pasado año, mientras que los visados de pisos en bloque aumentaron un 9,6% al alcanzar los 49.811 visados.

Por contra, los visados de obra nueva para uso residencial de otros edificios totalizaron 68 unidades, con un incremento del 88,8% respecto a los 36 registrados en enero de 2006.

"ATERRIZAJE SUAVE" DE LA CONSTRUCCIÓN.

El Gobierno sostiene que el sector de la construcción seguirá teniendo un comportamiento boyante en 2007, aunque espera un "aterrizaje suave" tras crecer por encima de los registros "históricos" en los últimos años, algo "insostenible" en el tiempo, según afirmó el ministro de Economía y Hacienda y vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes durante el 'Foro de la Nueva Economía' del pasado miércoles.

En esta línea, los promotores esperan una sólida demanda de hasta 450.000 viviendas en 2007, producto de un crecimiento del número de hogares del 3,2% en 2006, aunque esperan que la oferta se mantenga en 2007, según sus previsiones, en los niveles registrados entre los años 2003 y 2004, con alrededor de 700.000 visados, tras un descenso de unos 200.000 respecto a la cifra alcanzada en 2006 cercana a los 900.000 visados.

Según los promotores, pese a la diferencia entre el número estimado de viviendas demandadas y ofertas durante 2007, se dará un ajuste entre ambos parámetros ya que no todas las viviendas visadas acaban construyéndose, por lo que la oferta real quedaría situada en una 550.000 viviendas, sólo 100.000 más que las demandadas.