21 de septiembre de 2019
  • Viernes, 20 de Septiembre
  • 28 de diciembre de 2018

    Anpier cree que el Gobierno ha dado "un primer paso" a la restauración de los derechos del sector

    MADRID, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

    La Asociación Nacional de Productores Fotovoltaicos (Anpier) considera que la propuesta de mantener a las instalaciones anteriores al recorte a las renovables de 2013 la tasa de rentabilidad actual del 7,5% hasta 2031, recogida en el anteproyecto de ley presentado hoy por el Gobierno, supone "un primer paso hacia la restauración de los derechos del sector social fotovoltaico español.

    En un comunicado, la asociación valoró que el anteproyecto es "el inicio de la recuperación de un sector que ha sido duramente maltratado durante la última década".

    "Un colectivo formado por 60.000 familias que, atendiendo un llamamiento del propio Estado español, destinaron sus ahorros y sus esfuerzos al desarrollo y generación de energía solar fotovoltaica y que, sin embargo, había sido sometido a recortes desmesurados que obligaron a la refinanciación para evitar quiebras familiares generalizadas", añadió.

    Así, Anpier consideró que "no hay transición ecológica justa si no se restituyen legítimos derechos a las decenas de miles de familias españolas que, con grandes sacrificios, han logrado que sea posible un cambio en el modelo de generación energética que evite los efectos más devastadores del ya inevitable cambio climático".

    El presidente de Anpier, Miguel Ángel Martínez-Aroca, subrayó que hoy se ha dado "un primer paso en el camino de vuelta a la seguridad jurídica del sector renovable español, denostado en todo el mundo por el quebranto ocasionado tanto a los inversores nacionales como a los internacionales".

    Sin embargo, apuntó que es preciso consolidar el mandato del Consejo de Ministros para que este anteproyecto "termine siendo efectivo" y recordó que habrá que "continuar avanzando hasta alcanzar una restauración justa y equilibrada", puesto que son todavía muchos los desajustes arbitrarios ocasionados por la reforma impuesta en 2013, "dado que la supuesta rentabilidad del 7,39% es absolutamente ficticia y los recortes soportados son asimétricos, llegando en muchos casos al 50% de la tarifa regulada inicialmente establecida".