26 de noviembre de 2020
19 de agosto de 2007

La CNE se reúne esta semana para esclarecer la responsabilidad del apagón de Barcelona

MADRID, 19 Ago. (EUROPA PRESS) -

El consejo de administración de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) tiene previsto reunirse este jueves para analizar la información remitida por Endesa y Red Eléctrica de España (REE) acerca del apagón que a finales de julio afectó a 350.000 usuarios en Barcelona, tras la caída de un cable sobre una subestación eléctrica.

El organismo presidido por María Teresa Costa decidió el 25 de julio abrir un expediente informativo de oficio acerca del incidente, tras lo que concedió un plazo de diez días a las dos compañías para que aportaran la información requerida por los servicios técnicos del regulador.

Entre la información solicitada, figuran datos acerca de las dos subestaciones afectadas, el esquema unifilar de la zona dañada, detalles sobre el origen del incidente, la descripción de los eventos que lo desataron, sus posibles causas, la potencia interrumpida y el número de usuarios que quedaron sin servicios, entre otros aspectos.

La CNE también pidió información sobre las labores de reposición del servicio eléctrico. En concreto, el regulador se mostró interesado por el proceso de reposición del suministro, la energía no entregada, los medios empleados y el plan de comunicación utilizado por las empresas.

Desde que el pasado 23 de julio se produjera el apagón, las compañías presididas por Luis Atienza y Manuel Pizarro se han acusado mutuamente de la responsabilidad del incidente. Los propios presidentes de Endesa y REE comparecieron ante el Parlament catalán para dar su versión de los hechos.

REE es la propietaria de la red de alta tensión, pero los afectados por el apagón de Barcelona son clientes de la distribuidora Fecsa-Endesa.

A la espera de que se depuren responsabilidades, el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, anunció que su consistorio exigirá indemnizaciones "patrimoniales" a Fecsa-Endesa y REE.

EXIGENCIA DE INVERSIONES

Además del esclarecimiento de lo sucedido, la CNE ha reconocido la necesidad de que se exijan inversiones para evitar nuevos incidentes. Costa afirmó que es "responsabilidad" de su organismo exigir a las empresas las inversiones "adecuadas" para que los consumidores no sufran de nuevo situaciones como las de este verano.

Por lo pronto, la CNE se acogerá a la potestad que le concede el punto Tercero de la Disposición Adicional Undécima de la Ley 34/1998, de 7 de octubre, del sector de Hidrocarburos, para determinar "los sujetos a cuya actuación sean imputables deficiencias en el suministro a los usuarios proponiendo las medidas que hubiera que adoptar".

VERSIONES CRUZADAS

REE han dado distintas versiones sobre la causa del apagón. Por un lado, el gestor del sistema sostiene que el corte del suministro se debió a la caída de un cable de 110.000 kilovoltios perteneciente a Endesa en la subestación de Collblanc. El cable se desplomó sobre el parque de transporte de REE de 220 kilovatios y, como consecuencia, provocó la pérdida de tensión en las subestaciones de Urgell y Maragall.

En ese momento, señala REE, los sistemas de protección funcionaron como estaba previsto, y se activaron a los 140 milisegundos desde el impacto del cable. No obstante, la sobrecarga afectó a las estaciones de Collblanc, Urgell y Maragall.

Por su parte, Pizarro culpó a la compañía de Atienza de lo sucedido, y afirmó que las causas reales son ajenas a la caída del cable de la subestación de Collblanc, ya que la incidencia la motivó un incendio en la subestación de Maragall, propiedad de REE.

Unas horas antes del incidente, dijo, Fecsa-Endesa recibió una llamada de la Guardia Urbana asegurando que se habían oído ruidos "como de explosiones" y se había visto "humo salir de una trampilla cercana a Maragall". Esa avería fue, para Endesa, la "auténtica causa" de la interrupción del servicio eléctrico.