21 de octubre de 2019
14 de noviembre de 2009

Costa (CNE) defiende reguladores energéticos "fuertes" y pide visión "a largo plazo"

MADRID, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Comisión Nacional de la Energía (CNE), María Teresa Costa, defendió hoy la "necesidad" de reguladores energéticos "fuertes" y pidió una visión "a largo plazo" que vaya más allá de la crisis y garantice las inversiones en ámbitos de "prioridad estratégica", entre los que figuran las energías renovables.

Durante la 44 reunión de altos ejecutivos del Forum Iberoamericano sobre Seguridad de Suministro, Crecimiento Sostenible e Integración Regional, Costa aseguró que "la experiencia de los Estados más abiertos a la competencia" demuestra la conveniencia de reguladores "fuertes" y "capaces de garantizar el funcionamiento del mercado, sobre todo en lo referido a infraestructuras de red".

Junto a esto, mostró su deseo de que "el marco de cada país recoja los criterios ya aprobados" por la Comisión Europea, que permitirán la introducción de un modelo "de agencia reguladora independiente" que disponga, además, de un "mandato claro para cooperar a nivel comunitario a fin de impulsar un mercado único".

La presidenta de la CNE explicó además que las energías renovables "deben aún afrontar el reto de llegar a ser competitivas en términos de coste", y para ello aludió a la importancia de que "las inversiones en investigación y desarrollo" se conviertan en "prioridad estratégica" para "que cada tecnología quede cubierta con ingresos del mercado".

El suministro eléctrico debe ser competitivo y ofrecer "el precio más bajo posible, reflejando los costes reales en los que han incurrido las empresas, al tiempo que se produzca en condiciones adecuadas de seguridad y calidad de suministro", señaló. "La repercusión de precios competitivos sobre el conjunto de la competitividad del país es incuestionable", añadió.

Costa aludió además a la importancia de las interconexiones internacionales e insistió en la necesidad de una visión "a largo plazo" que evite "la óptica coyuntural". "Un sector con unos costes hundidos como el energético, con una responsabilidad por ley de dar suministro a toda la población y la obligación de responder a cualquier percance más allá de lo sectorial no puede plantear escenarios regulatorios y de estrategia con visión a corto plazo".

COPENHAGUE.

Por último, y como parte de los esfuerzos para evitar el cambio climático, consideró que de la próxima cumbre de Copenhague deben salir "compromisos vinculantes que obliguen a todos los países, aunque los esfuerzos exigibles a cada uno no pueden ser los mismos".

Por su parte, el presidente de E.ON España, Miguel Antoñanzas, coincidió con Costa al pedir una "visión a largo plazo, no marcada por la situación económica de cada momento", y consideró que "la crisis internacional ha hecho más visible el papel de las agencias de regulación en el funcionamiento de los mercados".