18 de marzo de 2019
6 de enero de 2010

Economía/Energía.- Ascó y Vandellòs concentraron el 55% de los sucesos nucleares notificados en 2009

BARCELONA, 6 Ene. (EUROPA PRESS) -

Las centrales catalanas de Ascó y Vandellòs registraron el 55,5 por ciento de los sucesos nucleares notificados durante 2009 en España --45 de los 81 casos totales--, pese a contar únicamente con tres de los ocho reactores del parque nuclear del país --el 37,5%--, según datos del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) correspondientes al año pasado.

De los sucesos notificados por Ascó I, Ascó II y Vandellòs II, ubicadas las tres en Tarragona, 16 fueron de los que las centrales deben comunicar en menos de hora, al tener mayor importancia; mientras que los 29 restantes fueron de los que deben comunicarse en el plazo de 24 horas y que se notifican públicamente como 'reseñas'.

Las notas informativas, más graves, representaron en el caso de las centrales catalanas el 57,1% del total español --14 sucesos en los dos reactores de Ascó y dos más en Vandellòs--; y las reseñas el 54,7% --20 sucesos en Ascó y nueve en Vandellòs--.

De este modo, Ascó y Vandellòs, gestionadas por la Asociación Nuclear Ascó-Vandellòs (Anav, participada por Endesa e Iberdrola), fueron los reactores que más sucesos sufrieron a nivel estatal, si bien no pasaron del nivel 0 en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares (INES) y no entrañaron ningún problema de seguridad para las personas o el medioambiente.

Los dos reactores cacereños de Almaraz I y Almaraz II sumaron por su parte 13 sucesos, mientras que en el caso de la burgalesa Garoña fueron ocho, los mismos que en la valenciana Cofrentes, y siete restantes en la central de Trillo en Guadalajara.

Los reactores nucleares de Catalunya vivieron durante 2009 hasta seis episodios de parada y desconexión de la red eléctrica, dos de ellos en Ascó I y Vandellòs II para recargar parte del combustible y poder operar durante 18 meses adicionales.

De los cuatro restantes dos más se produjeron en Ascó I --primero se volvió a parar por un arranque fallido tras la recarga del combustible y nuevamente en noviembre se detectaron problemas que provocaron la nueva parada--, otro más en Ascó II como resultado del suceso en la unidad I, y el último en Vandellòs II durante diciembre.

El pasado año nuclear estuvo presidido además por la decisión en julio del Gobierno de prolongar la vida útil de Santa María de Garoña cuatro años más; la imposición en mayo de una multa de 15,39 millones de euros a Ascó I por la comisión de cuatro infracciones graves en la liberación de partículas radioactivas en 2007; y el anuncio en diciembre de la convocatoria para la construcción de un Almacén Temporal Centralizado (ATC) para albergar residuos nucleares de alta actividad del parque español.