18 de septiembre de 2019
29 de junio de 2008

Fortia logra créditos, avales y garantías de sus socios por 130 millones

MADRID, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

La central de compras de energía para los grandes consumidores industriales, Fortia, ha cerrado los contratos de comercialización y suministro eléctrico con los dieciocho grupos industriales socios de esta sociedad, anunció en un comunicado.

Esta operación permite a la plataforma disponer de créditos, avales y garantías por un valor total de 130 millones de euros que le permitirán atender los requisitos exigidos por el operador Red Eléctrica de España, OTC y OMEL (Operador del Mercado Eléctrico), así como los que se deriven de los contratos bilaterales que se firmen.

Fortia dice contar con el apoyo financiero y recursos de todos sus socios, entre los que figuran los más importantes grupos industriales de varios sectores (siderurgia, metales, gases, cemento y químicas), junto con los avales bancarios y garantías de una entidad de crédito, cuya entidad no desvela.

Mientras, Fortia continúa negociando con las compañías eléctricas condiciones aceptables para sus socios en el suministro de energía, en términos de precio y plazo, con motivo de la apertura del mercado eléctrico y la eliminación de las tarifas de alta tensión a partir del próximo día 1 de julio.

En caso de no prosperar estas negociaciones, que a día de hoy no han dado fruto debido a que las ofertas recibidas no han sido competitivas, Fortia asegura que el 1 de julio recurrirá al mercado diario para comprar su energía, con el gran riesgo que ello supone por la volatilidad asociada, así como por su impacto en los costes de producción y sobre el propio sistema.

Si se produce esta circunstancia, advierte, España se convertiría en el único país europeo en el que la industria electro intensiva compra su energía bajo las condiciones del mercado diario.

La industria básica considera que la liberalización de las tarifas industriales en un momento en el que no se ha desarrollado aún en España un mercado competitivo conlleva un "desproporcionado aumento del precio final de la energía eléctrica", que tendrá "graves consecuencias" en materia de competitividad, deslocalización y desinversiones.