27 de noviembre de 2020
22 de noviembre de 2017

Fundación Renovables considera "inadmisible" que el Gobierno ponga trabas para no cerrar centrales de carbón

Fundación Renovables considera "inadmisible" que el Gobierno ponga trabas para no cerrar centrales de carbón
FUNDACIÓN RENOVABLES

MADRID, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Fundación Renovables ha tachado de "inadmisible" que el Gobierno trate de evitar el cierre de las centrales de carbón en lugar de comprometerse a eliminar este combustible de la generación energética antes de 2030, en el marco de la Cumbre del Clima (COP23) que ha acogido Bonn (Alemania) entre el 6 y el 17 de noviembre y la solicitud de Iberdrola de cerrar sus centrales térmicas en España.

"Es inadmisible que, lejos de formar parte de la lista de países que han sellado la alianza global por la que se comprometen a eliminar el carbón de la generación energética antes de 2030, el Gobierno español esté poniendo todo tipo trabas para evitar el cierre del carbón", ha lamentado en un comunicado.

La Fundación Renovables ha reclamado al Gobierno "coherencia y responsabilidad" ante el desafío climático y que adopte una política energética sostenible "con la mirada puesta en el horizonte de un 2050 cien por cien renovable y con emisiones cero".

Según considera la fundación, Bonn ha mandando una "clara señal" de que las dinámicas globales se están alejando del carbón. "Nuestro país no puede seguir desoyendo esas señales, por oportunidad y conveniencia para el clima y también para nuestra economía", ha afirmado.

Así, ha destacado que España cuenta con la tecnología, el conocimiento y la experiencia para estar en la vanguardia del cambio hacia una sociedad descarbonizada, por lo que apunta que solo falta "la voluntad política".

IBERDROLA Y EL NUEVO DECRETO DEL GOBIERNO

Iberdrola solicitó el 10 de noviembre al Ministerio de Energía el cierre de las plantas térmicas de Lada (Asturias) y Velilla (Palencia), que suman una potencia conjunta de 874 megavatios (MW), una decisión con la que completará el proceso de clausura de todas sus centrales de carbón en el mundo. La compañía enmarcó esta decisión dentro de su apuesta por las energías limpias y por acelerar su compromiso de reducción de la intensidad de emisiones de CO2 en un 50% en el año 2030 respecto a los niveles de 2007.

Tres días después, el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital activó el Real Decreto por el que regula el cierre de centrales eléctricas en España, con el que pretende asegurar que las decisiones de cierre sean "coherentes con los instrumentos de planificación energética" y "compatibles con los objetivos en materia de seguridad del suministro, sostenibilidad y precio de la energía".

A diferencia del régimen anterior --que solo contempla la seguridad del suministro--, este reglamento también valorará la coherencia del cierre con el cumplimiento de los objetivos medioambientales y del clima, así como la coherencia de los precios y la competencia del mercado eléctrico. De esta manera, el Gobierno denegará el cierre de una instalación cuando considere que amenaza a la seguridad de suministro eléctrico o del abastecimiento de materias primas, así como cuando suponga efectos desfavorables en los precios de la electricidad.

Para leer más