18 de octubre de 2019
2 de junio de 2017

Los gasolineros advierten de que la obligación de contratar un auditor puede costarles 50 millones

Los gasolineros advierten de que la obligación de contratar un auditor puede costarles 50 millones
CAPRABO

MADRID, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio (CEEES) considera que la nueva regulación que prepara el Ministerio de Energía Turismo y Agenda Digital, en la que se obliga a las gasolineras a contratar a un auditor externo para verificar las ventas y los descuentos realizados, tendrá un coste adicional de entre 15 y 50 millones de euros para el sector.

La asociación realiza estas consideraciones tras analizar el borrador de real decreto elaborado por Energía en el que se establecen métodos de cálculo y requisitos de información en relación con la intensidad de las emisiones de gases de efecto invernadero de los combustibles y la energía en el transporte.

La obligación de contratar un auditor afectará a las estaciones de servicio que venden más de 500.000 litros al año, sin excepción alguna. La mayor parte de las estaciones de servicio vende volúmenes superiores a esta cifra.

La CEEES advierte de que el Gobierno indica en el borrador del decreto que la implantación de la auditoría no tendrá costes para el sector, cuando "la realidad es muy diferente".

"Si una auditoría contable de una sociedad puede costar un mínimo de 20.000 euros, una auditoría como la que se propone en el borrador de real
decreto que prepara el Ministerio de Energía podría costar entre 1.500 y 5.000 euros", afirma.

Esta circunstancia obligaría al sector a desembolsar entre 15 y 50 millones de euros al año. "En la situación en la que estamos los empresarios de estaciones de servicio afrontar el abono de esas cantidades resulta insostenible", indicó al respecto el presidente de la CEEES, Jorge de Benito.

Por este motivo, los servicios jurídicos de la confederación están estudiando detenidamente el borrador del real decreto y presentarán alegaciones al texto para defender los intereses de los empresarios españoles de estaciones de servicio y de "todos los consumidores", ya que el sobrecoste de las auditorías puede trasladarse al precio final de venta, "pues resultará del todo inviable asumirlo por parte de las gasolineras".

"El sistema de envío de precios de los carburantes al Ministerio de Energía es absolutamente transparente, por lo que no resulta ni necesario ni oportuno someterlo a una auditoría que no hará más que encarecer el producto que se dispensa en las estaciones de servicio, y menos por medio un real decreto diseñado para otros fines", aseguran desde la CEEES.

Para leer más