14 de octubre de 2019
  • Domingo, 13 de Octubre
  • Viernes, 11 de Octubre
  • 10 de julio de 2019

    Los auditores de la UE dicen que los test de estrés de la EBA no fueron suficientemente duros

    BRUSELAS, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

    Los últimos test de estrés realizados a los principales bancos del Viejo Continente por la Autoridad Bancaria Europea (EBA por sus siglas en inglés), que fueron superados por todas las entidades participantes, "deberían haber sido más exigentes" en la evaluación de la resistencia frente a riesgos sistémicos en la Unión Europea (UE), según un informe publicado este miércoles por el Tribunal de Cuentas Europeo.

    En su evaluación, los auditores señalan que las turbulencias simuladas en el ejercicio, que en 2018 examinó la resistencia de 48 grandes entidades europeas, "eran de hecho más leves que las experimentadas durante la crisis financiera de 2008", y el escenario adverso no reflejaba adecuadamente todos los riesgos sistémicos para el sistema financiero de la UE.

    De hecho, el informe critica que para diseñar y llevar a cabo las pruebas, la EBA recurrió en gran medida a supervisores nacionales, pero el organismo carecía de los recursos necesarios para controlar eficazmente el trabajo.

    "En las pruebas a las que se sometieron los bancos europeos deberían haberse aplicado perturbaciones financieras de mayor intensidad", declaró Neven Mates, miembro del Tribunal de Cuentas Europeo y responsable del informe, quien añadió que las decisiones en la EBA son adoptadas por representantes de los supervisores nacionales sin tener suficientemente en cuenta la perspectiva global de la UE en el diseño y ejecución de las pruebas de resistencia.

    En el examen de 2018, los escenarios aplicados contemplaban perturbaciones económicas de menor intensidad en los países con economías más débiles y sistemas financieros más vulnerables, por lo que es posible que el bajo impacto en determinados bancos no se debiera a su situación más saneada, sino a la aplicación de un nivel de tensión inferior, señalaron los auditores.

    Asimismo, estos también comprobaron que no se incluyeron en la prueba todos los bancos vulnerables, y que algunos con un mayor nivel de riesgo fueron excluidos.

    ACTIVOS POR 30.000 MILLONES.

    En este sentido, el Tribunal constató que la Junta de Supervisores excluyó en última instancia a siete bancos con activos por un valor superior a los 30.000 millones de euros porque estaban sufriendo una reestructuración, una fusión con otra entidad o porque sus activos consolidados habían descendido por debajo del umbral mínimo en el momento en que se tomó la muestra.

    "Sin embargo, los bancos en reestructuración y que han recibido ayudas estatales se encuentran entre los más vulnerables", recoge el informe del Tribunal de Cuentas de la UE, advirtiendo de que entre los bancos excluidos "figuraban entidades en las que finalmente aparecieron déficit de capital".

    Por otro lado, el Tribunal destaca que, a pesar de que la EBA puso a disposición del público un volumen de datos bancarios sin precedentes, "faltaba información decisiva", en particular los requisitos de capital de cada banco y cuántos bancos los habrían incumplido en condiciones de tensión.

    De este modo, los auditores recomiendan a la Comisión Europea que revise y refuerce los mecanismos de gobernanza de la EBA e incremente sus recursos para evitar que se produzcan nuevamente estas deficiencias en futuras pruebas de resistencia.

    Asimismo, el Tribunal recomienda a la entidad, que desde mayo preside el español José Manuel Campa, que amplíe la cobertura geográfica de sus pruebas y seleccione los bancos participantes en función de los riesgos sistémicos y no solo por su tamaño, así como que defina niveles mínimos de tensión para la UE en conjunto y considere los riesgos desde el punto de vista del sistema financiero de toda la UE.

    Desde 2011, la EBA ha gestionado las pruebas de resistencia de toda la UE para evaluar la resistencia de los bancos a perturbaciones como una grave recesión, un hundimiento de la Bolsa o la pérdida de confianza.

    Por su parte, la EBA expresó su compromiso de tomar en consideración las recomendaciones del Tribunal en la discusión que está manteniendo sobre los posibles cambios a largo plazo en las pruebas de resistencia a nivel de la UE.

    Para leer más