28 de noviembre de 2020
21 de marzo de 2017

Doménech (BBVA) y Zalba (ICO) coinciden en la necesidad de equilibrio tras el 'tsunami' regulatorio

MADRID, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

El sistema financiero ha estado sometido a una excesiva regulación desde el estallido de la crisis con el objetivo de impulsar la recuperación económica y, una vez lograda la estabilidad, se debe buscar ahora un equilibrio regulatorio, ya que ni una regulación financiera escasa es eficiente, ni mucha es mejor.

En esta posición han coincidido el economista jefe de economías desarolladas de BBVA, Rafael Doménech, el director general del área de inversiones de Mapfre, José Luis Jiménez y el presidente del ICO (Instituto de Crédito Oficial), Pablo Zalba, en una mesa redonda donde se ha debatido sobre la transición del sistema financiero organizado por el IE Business School y Volvo.

En concreto, fue Jiménez quien calificó de "tsunami" regulatorio la situación de la regulación sobre el sistema financiero desde el estallido de la crisis iniciada en Estados Unidos con la caída de Lehman Brothers. No en vano, se refirió a la regulación existente como "excesiva para un espacio-tiempo muy corto", pero también "necesaria".

Asimismo, Zalba indicó que "la crisis ha puesto de manifiesto la necesidad de la regulación" y se refirió en este sentido a la unión bancaria junto al mecanismo único de supervisión y de resolución, y a la unión de mercados de capitales, como herramientas fundamentales para la recuperación económica.

Sin embargo, una vez lograda la recuperación que perseguía este periodo de regulación sin precedentes en la historia, ahora el reto pasa por "encontrar el punto óptimo y de equilibrio de regulación del sistema financiero", aseguró Doménech.

De igual modo, hay otros factores decisivos que han incidido en la recuperación económica. Doménech hizo referencia a la reestructuración de balances, que han dado lugar a un "aumento del ahorro en detrimento de una menor demanda de crédito", así como a una "tasa de inversión recuperada gracias a la mayor capacidad neta de financiación de las empresas".

También se refirió a las decisiones de política monetaria llevadas a cabo por el Banco Central Europeo y en especial a las bajadas de tipos de interés que, entre otras cosas, han tenido un efecto positivo sobre la prima de riesgo española. No obstante, indicó que los tipos de interés tan bajos y el apalancamiento de su pendiente han generado también distorsiones tanto en precios como sobre la renta.

En este sentido, Doménech aseguró que "la situación de política monetaria ya está cambiando y que, además, la normalización monetaria está llegando más rápidamente de lo que se esperaba". Asimismo, explicó que este cambio será gradual, de manera que se irán realizando pequeñas subidas de tipos observando, a su vez, cómo va reaccionando la economía.

De esta forma, en BBVA manejan dos escenarios posibles. Por un lado, un escenario base en el que el BCE progresivamente retire los estímulos a través de la compra de bonos para después realizar la subida de tipos. Y, por otro lado, un escenario en el que la subida de tipos se inicie antes de finalizar con los estímulos.

TRANSFORMACIÓN TECNOLÓGICA

La tecnología en el sistema financiero debe verse como una oportunidad pero aun así se debe saber que no está exento de riesgos y amenazas, coincidieron los expertos. La transformación tecnológica trae consigo muchos efectos como la incorporación al sistema de nuevos competidores, de procesos productivos diversos o nuevas prioridades como la ciberseguridad.

Pero también tiene efectos positivos claros, como por parte de las entidades la posibilidad de hacer "un traje a medida" para las necesidades financieras y heterogéneas de cada cliente, como también por parte de los usuarios con una mejora de los servicios, de los precios y de la información.

INCERTIDUMBRE EUROPEA

Coincidiendo con el 60 aniversario de la firma del Tratado de Roma, la existencia de la Unión Europa no deja de ponerse en cuestión. De hecho, Jiménez aseguró que la incertidumbre es la característica principal que refleja la situación actual, un aspecto que da lugar al auge de populismos que ponen en cuestión la necesidad de la existencia de la UE.

Según Jiménez, "los populismos aparecen ante situaciones en las que existen problemas complejos ya que son capaces de ofrecer soluciones sencillas pero equivocadas". "Es más fácil destruir que contruir", añadió.

En este sentido, Zalba indicó que la Unión Europea es más importante que nunca, pero que requiere de un proceso de maduración que pasa por modernizarse y apadaptarse a las necesidades del siglo XXI, debiendo favorecer la innovación, la inversión, la eficiencia y la apertura. Y finalizó señalando que no duda en que se necesite "más Europa", pero que se requiere también de una "mejor Europa".

Para leer más