5 de diciembre de 2020
25 de junio de 2007

Economía/Finanzas.- El euro pierde terreno en mercados internacionales de deuda, depósitos y divisas, según el BCE

FRANKFURT, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Banco Central Europeo (BCE) señala en su último informe sobre el rol internacional del euro que en el periodo comprendido entre julio de 2005 y diciembre de 2006 la moneda europea ha visto reducido su uso en los mercados internacionales de deuda, de préstamos y depósitos, así como en el forex (mercado internacional de divisas).

El presidente del BCE, Jean Claude Trichet, señala en el informe que la internacionalización de la moneda europea ha seguido "un fuerte patrón institucional y regional", y que pese a los retrocesos en varias áreas, en otros segmentos continúa mostrando un "significativo grado de estabilidad o de expansión gradual".

Los datos del sexto estudio publicado por el organismo emisor europeo sobre el papel desempeñado por el euro reflejan un descenso del 2,5% en la utilización de la moneda europea en las emisiones de bonos, especialmente acusado en las emisiones de deuda a largo plazo, debido, entre otras causas, al efecto indirecto del aumento de emisiones de bonos en dólares.

Por otro lado, el uso del euro disminuyó un 1,5% y un 3% respectivamente en los mercados internacionales de préstamos y depósitos. Sin embargo, el documento refleja el importante crecimiento del euro en aquellos mercados próximos a la Unión Europea y, especialmente, en los países con aspiraciones de integrarse en ella.

Además, el euro se mantiene lejos del dólar en los mercados internacionales de cambio de divisas (Forex) en el que la caída fue del 39%, en línea con otras divisas como el yen o la libra esterlina, en parte por el aumento de divisas, pero sobre todo por el rol dominante del dólar como divisa internacional.

Sin embargo, entre julio de 2005 y diciembre de 2006, el euro ha estabilizado su papel como moneda de pago en las exportaciones procedentes de la eurozona, aunque sufrió un severo descenso en el pago de importaciones, probablemente por el peso de las compras de petróleo, cuya factura se contabiliza en dólares.

Por otra parte, el informe señala la creciente importancia del euro como reserva de valor para terceros países, dependiendo en gran medida del grado de proximidad y de las vinculaciones comerciales con la UE.

Asimismo, el documento del BCE destaca que Europa Central, del Este y Sureste incrementa el uso del euro en transacciones domésticas como reflejo de pasadas inestabilidades macroeconómicas e inflación, así como por la mayor presencia de entidades financieras de la eurozona.