1 de marzo de 2021
24 de septiembre de 2014

La policía financiera italiana detiene a un hombre con 340.000 billetes falsos de 50 euros

La cantidad incautada en esta operación supera todos los billetes de euro falsos retirados en el primer semestre

ROMA, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

La policía financiera italiana ha detenido a un individuo en una localidad del Sur del país con alrededor de 340.000 billetes falsos de 50 euros, todos ellos de "óptima" factura y listos para ser introducidos ilegalmente en el mercado.

Según informa la Guardia di Finanza en un comunicado, agentes de la localidad italiana de Marcianise se han incautado durante un servicio ordinario de una "considerable" cantidad de billetes falsos, todos ellos de 50 euros, por un valor total de 17 millones de euros.

La cantidad de billetes incautados en esta operación supera todos los billetes falsos de euro retirados de la circulación en el primer semestre del año en el mundo, independientemente de su valor, ya que la cifra en los seis primeros meses del año fue de 331.000.

La Policia ha detenido y puesto a disposición judicial a un sujeto sin antecedentes policiales, que ha sido acusado de un delito de falsificación de moneda y de intento de introducción de billetes falsos en el mercado.

Los agentes detectaron un comportamiento sospechoso en un aparcamiento de un conocido centro comercial de la ciudad, en el que un hombre trasladaba "frenéticamente" a su furgoneta los efectos depostidos en un vehículo de una empresa de envíos que opera en todo el país.

Este extraño comportamiento y el hecho de que el intercambio ocurriera en una zona aislada del estacionamiento del centro comercial despertaron la curiosidad de los agentes, que de inmediato decidieron intervenir y proceder a la inspección del vehículo.

Durante la inspección, los agentes comprobaron "incrédulos" la enorme cantidad de dinero en efectivo que estaba escondido en 15 paquetes hábilmente ocultados entre material de oficina.

La policía destaca que los billetes incautados eran una muy buena copia de los originales y absolutamente capaces de engañar a la gran mayoría de los consumidores debido a la buena imitación de la textura, la línea de seguridad y los hologramas, aspecto que "dificultaban el reconocimiento de la falsificación".

La Guardia di Finanzas defiende la importancia de esta operación, ya que ha impedido la puesta en circulación de los billetes falsos, destinados al mercado italiano, así como probablemente también al comunitario, evitando consecuencias negativas en el comercio y, por lo tanto, en la economía real.