18 de octubre de 2019
2 de febrero de 2009

Economía.- PSM hará una "vigilancia política" del comportamiento financiero de Caja Madrid sobre concesión de créditos

MADRID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del Partido Socialista de Madrid (PSM), Tomás Gómez, anunció hoy que los socialistas van "a vigilar" el comportamiento financiero de Caja Madrid para comprobar qué es lo que hace esta entidad, tutelada por la Comunidad, en cuanto a la concesión de créditos, tanto a pequeñas y medianas empresas como a los propios ciudadanos que quieren comprar una casa.

Tras la reunión de la Ejecutiva socialista, Gómez explicó que tienen "indicios" de que la Caja no está cumpliendo con este cometido, por lo que se trata de "una vigilancia política" que tendría que llevar a cabo el propio Gobierno regional, pero que no hace porque "la única preocupación que tiene es pegarse con (Alberto Ruiz) Gallardón o con (Mariano) Rajoy para ver a quién se pone de presidente en la entidad o quién se lleva más representación en el Consejo de Administración", añadió.

Para conocer esta situación, el PSM ya cuenta con la información y trabajo ofrecidos por sus representantes en los órganos de gestión de la entidad, pero, además, Gómez advirtió que utilizará "otros cauces públicos a toda la sociedad" que se cotejarán "día a día" para denunciar si "la cuarta entidad financiera del país" está contribuyendo a la reactivación económica.

En su opinión, el PSM ha tenido que tomar esta decisión porque el Gobierno de Esperanza Aguirre está "paralizado y lejos de los problemas de los ciudadanos", y, además, a su juicio, "no tiene tiempo ni capacidad para solucionar los problemas de los ciudadanos, lo que aleja a Madrid del liderazgo nacional".

A su juicio, el Ejecutivo autonómico "está pidiendo a gritos el relevo, y no se preocupa de resolver los problemas de Madrid, como son la crisis económica y el desempleo", razón por la cual han decidido "vigilar" puesto que Caja Madrid "tendría que ser el instrumento fundamental de realzamiento económico". "Vamos a comprobar si efectivamente (Caja Madrid) está cumpliendo con esa tarea financiera".

Así, resaltó que llevarán a cabo esta tarea "día a día", y que, con los resultados, denunciarán "si la guerra interna está afectando a algún órgano financiero de la Caja, es decir, si la guerra entre Aguirre, Gallardón y Rajoy está haciendo que los empresarios tengan menos préstamos, o que los jóvenes tengan menos hipotecas para poder comprar una vivienda".

En este sentido, recordó que es un trabajo que debería estar haciendo la Comunidad de Madrid "desde hace tiempo", cuando el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero inyectó 50.000 millones para dar liquidez en la economía. "Pero el Gobierno está en matarse entre sí, a ver quién se queda con el control y nadie se preocupa para qué tiene que servir", apostilló.

Asimismo, reiteró que su partido conforma una oposición "útil", y por ello, son conscientes de que tienen que trabajar por los problemas de los ciudadanos, que son "los económicos". "Hay que vigilar si Caja Madrid está sirviendo para lo que tiene que servir una entidad financiera y reiteramos nuestra exigencia para que el PP deje la batalla que tiene que ver con la descomposición a la que está sumido el PP", subrayó.

CONTRA LA OPERACIÓN MARTINSA

Preguntado por los medios de comunicación acerca de la "prudencia o no prudencia" de esta entidad a la hora de dar créditos, Gómez reconoció que hay operaciones que se han hecho en Caja Madrid que "no son razonables, como la operación Martinsa", un proyecto en que se vio envuelto el actual presidente de la entidad, Miguel Blesa.

Así, recordó que esta operación llegó a dotar un previsión de solvencia de 1.000 millones de euros en el mes de agosto, y que, sin embargo, provocó la subida "del índice de morosidad del sistema financiero de todo el país". "Pero no estamos hablando de eso, sino de generar liquidez en una economía a empresas solventes, que tienen 30, 40 ó 50 años; de autónomos, o de pymes que tienen clientes y que no han hecho un impago en su vida", apuntó.

En referencia a la situación de estas empresas, explicó que se les está recortando por parte de la entidad financiera "su capacidad de financiación", al igual que le está pasando a las familias y jóvenes "que tienen una vivienda que pueden pagar, quieren comprar y que el único elemento de distorsión es que no consiguen encontrar un préstamo hipotecario".

"Esto es bueno porque se empieza a mover el sector de la construcción que está en un momento muy delicado, el más delicado", añadió, al tiempo que anunció que en los próximos días también presentarán medidas financieras que, a día de hoy, todavía no podía "adelantar".

"LA LEY ES LA LEY"

Cuestionado por los nuevos estatutos del Consejo de Administración que no recogen la ley vigente para el proceso electoral interno del presente ejercicio, Gómez aseguró que aunque no le guste la nueva ley, hay que acatar la legislación vigente, que es la redactada por Esperanza Aguirre y aprobada en el Parlamento madrileño con la mayoría absoluta del PP.

"La Ley de Aguirre no me gusta, tampoco la de Gallardón, pero uno tiene que vivir de acuerdo a la legislación vigente, que hoy es la que aprobó de tapadillo, en la Ley de Acompañamiento a los Presupuestos Generales, con nocturnidad y alevosía, y con el único objetivo de hacerse fuerte en Caja Madrid", matizó Gómez pese a su posición de apoyar a la presidenta en este aspecto.

De hecho, aseguró que se trata de una "mala ley" que ya se encargarán los socialistas de cambiarla cuando lleguen al Gobierno en "2011". "Pero hoy es la legislación vigente, aunque es una mala ley que refleja lo que opina, lo que piensa y lo que hace la presidenta con esta Comunidad: utilizar todo para su interés personal, utilizando el Parlamento, el Gobierno y las instituciones", añadió.

En cuanto a la situación de la "tregua" entre sindicatos y PSOE después de que decidieran no asistir a ninguna de las comisiones convocadas por los dos presidentes populares de la Comisión de Control de Caja Madrid, el 'aguirrista' Pablo Abejas, y el 'gallardonista' Fernando Serrano, Gómez se limitó a explicar que tomaron esta posición "para enfriar la cabeza al Gobierno de Aguirre".

En este sentido, señaló que es el Gobierno de la Comunidad el "irresponsable" porque tiene mayoría en Caja Madrid y, sin embargo, "la quiebra en dos: Aguirre se enfrenta con Gallardón, se machacan y utilizan Caja Madrid como ring de combate en esa pelea, que ya dura demasiado tiempo". Con la tregua, que surgió tras esta situación a la que Gómez tildó de "kafkiana", quieren paralizar el "desbloqueo para conseguir la estabilidad, que pasa porque el Gobierno deje de utilizar las instituciones". Si no es así, concluyó, "tendrá que ser relevado más pronto que tarde".