24 de junio de 2019
14 de octubre de 2016

Goldman Sachs gana una batalla legal al fondo soberano de Libia, que le reclamaba 1.100 millones

LONDRES, 14 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Justicia británica ha dictaminado este viernes que las pérdidas por valor de 1.200 millones de dólares (1.092 millones de euros) que registró el fondo soberano de Libia por unas operaciones con derivados realizadas en 2008 y ejecutadas por Goldman Sachs no fueron provocadas por el banco de inversión estadounidense, que sale victorioso de una importante batalla legal.

La decisión del Alto Tribunal de Reino Unido se produce después de que la Autoridad Libia de Inversiones (LIA) hubiese acusado a Goldman Sachs de haber ejercido una "influencia indebida" sobre los trabajadores del fondo de inversión libio, que no entendían las operaciones que realizaban.

"No fue culpa de Goldman Sachs", ha indicado la juez del Alto Tribunal Vivien Rose, que rechaza que Goldman Sachs influenciara a la LIA para realizar una serie de operaciones con derivados por las que contabilizó pérdidas valoradas en 1.200 millones de dólares (1.092 millones de euros).

Según la LIA, Goldman Sachs organizó nueve operaciones con derivados en 2008 que finalmente expiraron sin valor alguno en 2011 y por las que el banco de inversión obtuvo 222 millones de dólares (202 millones de euros), aunque Goldman niega esta cifra.

"Me parece que no hay base para concluir que el nivel de los beneficios obtenidos por Goldman Sachs en las operaciones en disputa sea excesiva, dada la naturaleza de las operaciones y el trabajo que hizo para ganarlas", señala la juez en el auto.

Asimismo, considera que las "personas clave" del fondo de inversión libio que tenían que entender las operaciones "discutieron y acordaron la estructura de estas" con Goldman Sachs.

Si Mohammed Layas (el presidente y consejero delegado de LIA, por aquel entonces) y Mustafa Zarti (el vicepresidente) fracasaron en explicar claramente las operaciones al consejo de administración cuando buscaban su aprobación (...) fue porque decidieron por sí mismos que no era necesario hacerlo, no fue culpa de Goldman Sachs", reza el auto de la Justicia británica.

LIA también acusaba a Goldman Sachs de influenciar a la cúpula del fondo a través de la concesión de una prestigiosa beca a Haitem Zarti, hermano menor del vicepresidente de LIA, al que también se le habrían otorgado regalos como comidas o noches en establecimientos de lujo y viajes extravagantes a Dubai o Marruecos junto a otros miembros del personal de LIA, según el fondo soberano.

No obstante, la juez británica considera que la relación entre el banco de inversión estadounidense y la LIA "no iba más allá", de la relación "cordial y de beneficio mutuo entre un banco y su cliente". "Goldman Sachs no se convirtió en el asesor de confianza de LIA", apostilla Rose.

Para leer más