29 de noviembre de 2020
24 de febrero de 2007

Economía/E.- Cerca de 3.000 familiares de los trabajadores de Delphi se concentran en contra del cierre de la planta

PUERTO REAL (CÁDIZ), 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

Cerca de 3.000 personas, entre familiares y allegados de los trabajadores de Delphi en Puerto Real (Cádiz), se concentraron hoy ante el Ayuntamiento del municipio en contra del cierre de la planta, una iniciativa que tienen previsto repetir "siempre de forma pacífica y civilizada, un eslogan que nos diferencia de los yanquis".

En declaraciones a Europa Press, el presidente del comité de empresa, Antonio Pina, explicó que el apoyo que están recibiendo es "increíble y nos ha superado", al tiempo que añadió que han "acertado en hacer las cosas como las estamos haciendo, demostrando que el civismo de todos es impresionante".

En este sentido, recalcó que los trabajadores están teniendo el apoyo de grupos políticos, de asociaciones, del ámbito eclesiástico, de la universidad, así como de otros compañeros que vienen de diferentes puntos de España como Navarra y Barcelona. Así, agradeció a todos la "colaboración y el apoyo que están prestando para conseguir tumbar a esta multinacional".

Asimismo, Pina señaló que "todavía no hay novedades concretas", aunque agregó que a lo largo de la próxima semana puede que haya algún tipo de contacto, ya que, según afirmó, "aunque los medios de comunicación anuncian que la Junta va a intentar sentar a Delphi a negociar para ver que condiciones han puesto sobre de la mesa, pero, evidentemente, no tenemos noticias oficiales al respecto".

La situación en la fábrica, según el presidente del comité, es la misma que estos días atrás, ya que cada trabajador continúa en su turno realizando su labor y respetando los cuadrantes de permanecer durante las 24 horas del día trabajando para evitar el cierre de la empresa.

Por último, recordó la manifestación que el próximo jueves 1 de marzo llevarán a cabo por la capital gaditana que partirá desde la avenida de Cádiz hasta la puerta de la Subdelegación del Gobierno, a la que está llamada la ciudadanía "para decir que Delphi no se cierra".