22 de marzo de 2019
  • Jueves, 21 de Marzo
  • 29 de enero de 2010

    Economía/EPA.- (Ampl) El paro subió en 1.118.600 personas en 2009 y la tasa de desempleo escala cinco puntos, al 18,83%

    La destrucción de empleo duplicó la de 2008 y se concentró sobre todo en hombres y trabajadores españoles

    MADRID, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

    El paro subió en 1.118.600 personas en 2009 respecto a 2008, un 34,87% más, situándose el número total de desempleados en 4.326.500 personas y la tasa de paro en el 18,83%, cifra casi cinco puntos superior a la del año anterior, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) hecha hoy pública por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

    La tasa de paro alcanza así su nivel más alto de la serie histórica comparable, que arranca en 2001. Remontándose más atrás, utilizando series no comparables, no se alcanzaba un porcentaje de esta naturaleza desde el primer trimestre de 1998, cuando la tasa de paro llegó a situarse en el 19,41%.

    El número de parados, por su parte, también supone una cifra récord para la economía española. De hecho, el volumen total de desempleados, que ya supera los 4,3 millones, es el más elevado de toda la serie comparable, que arranca en el tercer trimestre de 1976, periodo a partir del cual el INE tiene realizada una retrospectiva de datos utilizando la nueva definición de paro que entró en vigor hace unos años.

    A esa cifra de 4,3 millones de desempleados con la que se cerró 2009 se ha llegado después de que el paro se incrementara en el último trimestre de 2009 en 203.200 desempleados, un 4,9% más que en el tercer trimestre.

    El año 2009 se ha convertido así en el tercer ejercicio consecutivo en el que aumentó el número de desempleados. En 2007, el paro se incrementó en 117.000 personas, en 2008 subió en 1.280.300 desempleados, y en 2009 en 1.118.600 personas.

    SE DESTRUYEN EL DOBLE DE EMPLEOS QUE EN 2008.

    Aunque el aumento del paro fue ligeramente inferior en 2009 que en 2008, no ocurrió lo mismo con el volumen de empleos perdidos. Así, el año pasado se destruyeron 1.210.800 puestos de trabajo (-6,1%), frente a los 620.100 que se perdieron en 2008.

    En el último trimestre de 2009, el número de empleos se redujo en 224.200 personas (-1,2%), cerrándose el ejercicio con 18.645.900 ocupados, la cifra más baja desde el primer trimestre de 2005.

    En términos cuantitativos, la destrucción de empleo afectó mayoritariamente a los españoles. De hecho, siete de cada diez empleos que se perdieron en 2009 estaban ocupados por españoles. Los extranjeros, por su parte, redujeron su ocupación en 339.200 personas (-11,75%), frente a los 871.600 empleos que perdieron los trabajadores nacionales (-5,1%).

    Por su parte, el número de activos descendió en 92.200 personas en 2009, un 0,4% respecto a 2008, con lo que la población activa quedó constituida por 22.972.500 personas y la tasa de actividad bajó cuatro décimas, hasta el 59,76%. En el cuarto trimestre del año pasado, el volumen de activos se redujo en 21.000 personas.

    LOS PARADOS DE LARGA DURACIÓN SUBEN UN 87% EN UN AÑO.

    Durante el pasado año, el desempleo aumentó más entre los hombres que entre las mujeres. De esta forma, el paro femenino creció en 415.000 personas (+27,3%), mientras que el masculino lo hizo en 703.700 personas (+41,6%). Con estos datos, la tasa de paro masculina se situó en el 18,64%, con un incremento anual de casi seis puntos, y la femenina en el 19,07%, casi cuatro puntos más que en 2008.

    Desagregando los datos por nacionalidades, el paro de los españoles aumentó en 2009 en 821.900 personas (+33,8%), en tanto que los extranjeros en situación de desempleo subieron en 296.800 personas (+38,1%). La tasa de paro de los españoles se situó en el 16,8%, cuatro puntos más que un año atrás, mientras que la de los extranjeros escaló más de ocho puntos, hasta el 29,7%.

    Por sectores, el desempleo aumentó todos ellos en 2009, principalmente en el colectivo de parados de larga duración (más de un año en desempleo), con 688.100 parados más en el pasado año (+87,2%), seguido de los servicios, con 267.100 parados más (+23,3%); el colectivo de los buscan su primer empleo, con 50.600 desempleados más (+20,3%); la agricultura, que ganó 43.800 parados (+29,4%); la industria, que registró 39.300 desempleados más (+13,6%), y la construcción, que sumó únicamente 29.700 parados (+5,1%).

    LA DESTRUCCIÓN DE EMPLEO, DOS VECES MAYOR EN HOMBRES.

    Por otro lado, el descenso de la ocupación afectó especialmente a los hombres. Así, mientras que las mujeres perdieron 310.800 puestos de trabajo el año pasado (-3,65%), los varones perdieron 900.000 empleos, con un descenso porcentual del 7,9%.

    La caída de la actividad se dejó sentir sólo entre los hombres. Al finalizar 2009, un total de 104.100 mujeres más querían trabajar (+1,04%), con lo que la tasa de actividad femenina se situó en el 51,7%, tres décimas más. Entre los hombres, la actividad bajó en 196.300 personas durante el pasado ejercicio, un 1,5% menos, hasta situarse su tasa en el 68,14%, un punto inferior a la de hace un año.

    BAJA LA TEMPORALIDAD.

    La destrucción de empleo en 2009 afectó a todos los sectores, situándose en cabeza los servicios, que perdieron 449.900 empleos (-3,2%), seguido de la construcción (-378.100), la industria (-361.700) y la agricultura (-21.200).

    Durante el pasado año, el número de asalariados descendió en 815.500 personas (-5%), hasta sumar 15.492.600 personas. Los trabajadores con contrato indefinido bajaron en 147.500 personas (-1,25%), mientras que los que tenían contrato temporal se redujeron en 668.000 (-14,7%), demostrando así que los ajustes de plantilla llevados a cabo durante la crisis han afectado sobre todo al empleo temporal.

    En el último trimestre de 2009, los asalariados indefinidos crecieron en 2.300, apenas un 0,02% respecto al trimestre anterior, en tanto que los temporales descendieron en 159.800 (-3,9%). De esta forma, la tasa de temporalidad descendió casi ocho décimas y cerró el año en el 25,08%.

    La mayor parte del empleo destruido el pasado año fue a tiempo completo (-1.202.600), un 6,9% menos, frente al leve descenso de 8.300 trabajos a tiempo parcial (-0,33%). Por su parte, los trabajadores por cuenta propia descendieron el pasado año en 394.400 personas (-11,1%), lo que situó el número total de empleados por cuenta propia en 3.140.600 personas.

    CASI 393.000 MÁS DE HOGARES CON TODA LA FAMILIA EN PARO.

    Durante 2009, el número de hogares con todos sus miembros ocupados cayó en 690.700 (-6,9%), hasta situarse en 9.408.400, mientras que los hogares donde todos sus miembros se encuentran en paro aumentaron en 392.800 (+47,5%), hasta sumar 1.220.000. En los tres últimos meses del año, los hogares con todos sus miembros ocupados se redujeron en 128.900, mientras que los que tenían todos sus miembros en paro aumentaron en 83.500.

    El paro aumentó en 2009 en todas las comunidades autónomas. El mayor incremento correspondió a Comunidad Valenciana, con 194.400 parados más, seguida de Cataluña (187.300 parados más), Andalucía (183.700 nuevos desempleados) y Madrid (+153.200 desempleados). Los menores crecimientos se dieron en La Rioja y Navarra, con 6.100 y 7.100 parados más, respectivamente.

    En cuanto a la ocupación, ésta cayó el año pasado en todas las regiones excepto en Melilla (+600 ocupados). Cataluña fue la que encabezó la destrucción de puestos de trabajo, al perder 262.600 ocupados respecto a 2008. A continuación se situaron Comunidad Valenciana (-211.300 empleos), Andalucía (-160.900) y Madrid (-159.100).