23 de agosto de 2019
23 de febrero de 2010

Economía/Laboral.- (Ampl) El Banco de España pide una "ambiciosa" reforma laboral para evitar que empeore la economía

MADRID, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, advirtió hoy de que sin una ambiciosa reforma laboral, la economía española afrontará un periodo "duro y complicado", donde no sólo el crecimiento será más bajo del que se podría disfrutar con una reforma profunda, sino que además, su impacto sobre las cuentas públicas puede ser muy negativo.

Fernández Ordóñez, en unas jornadas sobre el sector financiero organizadas por 'Expansión' y KPMG, afirmó que la reforma laboral es "imprescindible" para que la economía española vuelva a crecer y sería un error adoptar una reforma de bajo alcance. "Como si a la altura que hemos llegado, pudiéramos permitirnos el lujo de acometer una reforma con lentitud", sostuvo.

Una reforma de bajo alcance hubiera sido posible hace 15 años, consideró el gobernador, para quien el mercado laboral español es "un barco frágil" y hace continuos ajustes de forma "castiza", lo que supone dejar sin trabajo a miles de trabajadores.

Cada vez que llega una tormenta, "aparecen vías de agua que son enormemente costosas de cerrar", insistió el gobernador del Banco de España, quien avaló las reformas propuestas por el Gobierno en materia laboral, como retrasar la edad de jubilación a los 67 años, si bien insistió en que éstas se adapten con el mayor consenso posible.

La reforma laboral es una condición "absolutamente necesaria, imprescindible", sin la que las demás medidas o reformas que se adopten tendrán efectos mucho menos intensos sobre la competitividad de la economía española, recalcó Fernández Ordóñez.

El gobernador consideró que "desafortunadamente" afrontamos un momento histórico que requiere una reforma laboral profunda para que el escenario se torne más positivo y permita a las empresas españolas ajustar con prontitud su competitividad en el difícil entorno que supone formar parte de una unión monetaria.

"España entraría en un escenario en el que el aumento de la productividad proporcionaría un impulso significativo a nuestras mejores empresas", aseveró.