20 de octubre de 2019
  • Sábado, 19 de Octubre
  • Viernes, 18 de Octubre
  • 23 de junio de 2009

    Economía/Laboral.- España está a la cola de Europa en 'flexiseguridad', en especial en formación continua, según Agett

    MADRID, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

    España ocupa los últimos puestos de Europa en 'flexiseguridad', entendida ésta como la combinación de mayores facilidades de contratación, un nivel alto de protección social y una alta rotación laboral, y debería tender a este modelo de mercado laboral para afrontar la crisis y cumplir los objetivos de Lisboa, empezando por mejorar los niveles de formación continua.

    Así lo precisa el primer 'Indicador de Flexiseguridad Laboral' (IFX) elaborado por la Asociación de Grandes Empresa de Trabajo Temporal (AGETT) en colaboración con el Centro de Predicción Económica (Ceprede) de la Universidad Autónoma de Madrid.

    Según este indicador, que mide el grado de 'flexiseguridad' en una escala del 1 al 100, España alcanzó los 58,5 puntos en 2008, mientras que el nivel óptimo se situaría en los 70 puntos, doce por encima. Además, el crecimiento medio de la 'flexiseguridad' en España ha sido del 1,2% entre 2005 y 2008, pasando de 56,4 puntos a 58,5 puntos.

    Por comunidades, las que mayores niveles presentaron fueron Navarra (62,7 puntos), seguida de Baleares (62,4) y Madrid (61,2), mientras que en el otro extremo se situaron Canarias (54,9), Andalucía (55,6) y Extremadura (56,3).

    El informe apunta que la adopción de un modelo se 'flexiseguridad' permitiría una transición hacia un mercado laboral más eficiente y dinámico, en línea con los cambios de reorganización en las empresas y sectoriales que se están produciendo por efecto de la globalización y la crisis. Así, precisa que al tiempo que se ha incrementado la 'flexiseguridad' entre 2005 y 2008, la tasa de empleo ha pasado del 52,1% al 53%.

    Estos niveles son el resultado de la ponderación de doce indicadores parciales relacionados con la 'flexiseguridad', como la tasa de empleo de los jóvenes, el desempleo de larga duración, o el trabajo a tiempo parcial. Si bien, de entre ellos, España arrastra especial retraso en la formación continua de sus trabajadores clave para la adaptación a otros empleos.

    EL CAMINO A RECORRER.

    Durante la presentación del estudio, el director general de Ceprede, Antonio Pulido, aseguró que la 'flexiseguridad' requiere en general de un "triángulo de oro" formado por una normativa flexible, una Seguridad Social "generosa" y políticas activas, si bien precisó que la posición más "delicada" de España se refiere a su déficit de formación continua.

    En este sentido, indicó que España se encuentra a una "distancia increíble" respecto al conjunto de sus vecinos europeos en este aspecto tan relacionado con la empleabilidad.

    En esta línea, el socio del Área Laboral de Cuatrecasas, Salvador del Rey, presente en el acto, afirmó que cada país debería encontrar un "itinerario propio" a partir de unos principios básicos: proteger a los trabajadores para evitar su salida del mercado laboral, facilitar su tránsito a otros empleos y sectores y fomentar para ellos las políticas activas. Si bien, también consideró fundamental apostar por "formación, formación y formación".

    NO OLVIDAR EL DIÁLOGO SOCIAL.

    Por su parte, el presidente de Agett, Francisco Aranda, puso sobre la mesa la necesidad de acoger el modelo de 'flexiseguridad' de forma "concertada" en el seno del Diálogo Social.

    En este punto, Pulido apoyó esta idea señalando que este "tablero de juego tiene "muchos matices", por lo que "se puede llegar a acuerdos". Dicho esto, recordó que la seguridad no es tanto mantenerse siempre en el mismo empleo como "tener las espaldas cubiertas" y la formación necesaria para acceder a otros empleos.

    Con todo, también precisó que el mercado laboral español tiene una serie de peculiaridades tales que, incluso en igualdad de condiciones de 'flexiseguridad' con otras países, "tendría dificultades adicionales" para revertir las cifras de empleo.