25 de marzo de 2019
20 de mayo de 2014

El 60% de la reducción del gasto autonómico se debe al "insostenible" recorte de la inversión, según Fedea

En cambio, el gasto recurrente ha elevado en un 16% su peso en el PIB entre 2003 y 2013

MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS) -

Los saldos presupuestarios de las comunidades autónomas han continuado mejorando el pasado año, con una reducción del déficit de medio punto, hasta el 1,2% del PIB en 2013, pero más del 60% de la reducción del gasto proviene del recorte de las partidas de inversión hasta niveles "insosteniblemente bajos", según un estudio del director de Fedea, Ángel de la Fuente.

En su opinión, la mejora del déficit autonómico de los últimos años es muy apreciable, pero proviene en buena parte de una reducción de las partidas de inversión hasta niveles históricamente muy bajos "que no podrán mantenerse por mucho tiempo sin que comience a afectar negativamente a la calidad de los servicios públicos".

En este sentido, afirma que aunque la previsible recuperación de los ingresos en los próximos ejercicios debería contribuir a aliviar el déficit de las comunidades, sería aconsejable que las autonomías continuasen trabajando en la contención de las partidas de gasto recurrente, que representan el grueso de sus presupuestos y que, pese al recorte de los últimos años, han aumentado en un 16% su peso en el PIB durante la última década (2003-2013).

En el análisis que realiza De la Fuente de las finanzas autonómicas durante los últimos diez años, se observa que entre 2003 y 2007 los ingresos y los gastos crecen a un ritmo similar, lo que permite mantener una situación de equilibrio presupuestario, mientras que entre 2007 y 2009 los gastos se disparan al tiempo que los ingresos comienzan a caer levemente.

Entre 2009 y 2011 tanto los ingresos como los gastos se reducen, pero los primeros caen con más fuerza, lo que genera un fuerte aumento del déficit; al tiempo que en 2011 los ingresos empiezan a estabilizarse mientras que la reducción del gasto se mantiene, reducción aún mayor en 2012 que en 2013, fundamentalmente gracias a la evolución del gasto, que se recortó de manera más intensa en el primero de estos ejercicios. Así, el déficit se redujo 1,1 puntos en 2012 y medio punto en 2013.

CRECEN MÁS LOS GASTOS QUE LOS INGRESOS.

Además, De la Fuente destaca que entre 2003 y 2007 los ingresos reales por habitante de las comunidades aumentaron en algo más de 20 puntos, pero de la misma manera, el gasto real per cápita creció 33 puntos entre 2003 y 2009 y se ha reducido desde entonces en 24 puntos, con un nivel de gasto por habitante similar al observado en 2005.

De esta forma, el desequilibrio generado en las comunidades durante el periodo, con un incremento del déficit del 1,3% del PIB, se debe aproximadamente en un 15% a la pérdida de ingresos en relación a su nivel de partida y en el 85% restante al incremento del gasto.

Desglosando los distintos tipos de gasto, De la Fuente concluye que aproximadamente la mitad de la reducción observada del gasto entre 2009 y 2013 se debe al fuerte recorte de las partidas de inversión, que se eleva hasta casi dos tercios del total en el año 2013.