22 de octubre de 2019
  • Lunes, 21 de Octubre
  • 22 de enero de 2009

    Economía/Macro.- El BCE estima que la inflación volverá a subir en el segundo semestre de 2009

    FRANCFORT (ALEMANIA), 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

    El Banco Central Europeo (BCE) señaló en su boletín mensual que, debido a efectos de base derivados de la evolución anterior de los precios de la energía, se espera que las tasas de inflación vuelvan a aumentar en el segundo semestre del año. Por tanto, es probable que las tasas de inflación medidas por el IAPC fluctúen de manera acusada durante el 2009.

    "Sin embargo, dicha volatilidad a corto plazo no es relevante desde la perspectiva de la política monetaria. En el horizonte temporal a medio plazo relevante para la política monetaria se espera que la inflación interanual medida por el IAPC se sitúe en niveles compatibles con la estabilidad de precios. Los indicadores disponibles de expectativas de inflación a medio plazo apoyan esta valoración", indica la entidad presidida por Trichet.

    Al mismo tiempo, el regulador europeo señaló que, desde su consejo de gobierno, sigue considerando que la debilidad económica mundial y la fuerte atonía de la demanda interna persistirán durante los próximos trimestres en la medida en que las tensiones financieras continúan afectando a la actividad.

    "Paralelamente, el Consejo de Gobierno espera que el descenso de los precios de las materias primas apoye la renta real disponible en los próximos meses. Asimismo, en este plazo, la zona del euro debe recoger los beneficios de los efectos de las medidas de política anunciadas durante las últimas semanas", añade el BCE.

    Por su parte, de acuerdo a las estimaciones de la entidad, las perspectivas económicas siguen rodeadas de un grado excepcionalmente elevado de incertidumbre. En general, los riesgos para el crecimiento económico siguen apuntando claramente a la baja y están relacionados principalmente con la posibilidad de que las turbulencias de los mercados financieros tengan un efecto más pronunciado sobre la economía real, así como con la preocupación por la aparición e intensificación de presiones proteccionistas y la posibilidad de una evolución adversa de la economía mundial derivada de una corrección desordenada de los desequilibrios mundiales.

    En su boletín mensual, el regulador europeo explica que la decisión de recortar el tipo de interés aplicable a las operaciones principales de financiación en otros 50 puntos básicos tuvo en cuenta que las presiones inflacionistas han seguido disminuyendo, debido, en particular, al continuado debilitamiento de las perspectivas económicas.

    "Tras esta decisión, el consejo de gobierno (del BCE) estima que los riesgos para la estabilidad de los precios a medio plazo están, en general, equilibrados", señala.