20 de abril de 2019
  • Jueves, 18 de Abril
  • Miércoles, 17 de Abril
  • 25 de agosto de 2008

    Economía/Macro.- La crisis financiera se alargará por un periodo de tiempo "considerable", según el Banco de Inglaterra

    JACKSON HOLE (ESTADOS UNIDOS), 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

    La actual crisis de los mercados financieros, comparable al menos con la sufrida en 1970, amenaza con extenderse por un periodo de tiempo "considerable", según el nuevo subgobernador del Banco de Inglaterra (BoE), Charles Bean, quien, no obstante, auguró que si los precios de la energía y los mercados financieros logran estabilizarse podría esperarse una cierta recuperación a partir de 2009.

    "El año pasado esto era una crisis financiera que pensábamos que con un poco de suerte podría haberse superado en Navidad, pero se ha alargado ya durante un año y parece que se extenderá aún por un periodo de tiempo considerable", indicó Bean en una entrevista concedida a BBC Radio, recogida por Europa Press.

    El subgobernador del BoE, presente en la reunión anual de bancos centrales celebrada en la localidad estadounidense de Jackson Hole, reconoció que la actual crisis de los mercados financieros representa un desafío "al menos como el de 1970".

    No obstante, Bean mostró un cierto optimismo al augurar que las actuales dificultades representan un "periodo de transición" del que podría comenzar a salirse el próximo año si los precios del petróleo y los mercados financieros se estabilizan.

    "Asumiendo que los precios de las materias primas se mantengan estables y si nada más sucede, la inflación debería bajar durante el próximo año", pronosticó.

    "Tenemos nuestros dedos cruzados respecto a que las cosas mejorarán, aunque hay que reconocer que aún falta un largo camino para que suceda", dijo Bean, quien admitió que en la actual crisis "cuando parece que los mercados están mejorando, entonces explota una nueva 'granada'".

    El gobernador del Banco de Inglaterra, Mervyn King, adviertió recientemente que la economía de Reino Unido atraviesa un periodo de serias dificultades ante la elevada inflación y la acusada ralentización del crecimiento económico.